La autoestima es la relación que tú mantienes contigo. También es el reflejo de tus relaciones personales, es decir, cuando tu autoestima es buena, atraes personas a tu entorno con las que compartir la felicidad, os ayudáis, crecéis y os sentís bien. Sin embargo, cuando tu autoestima tiene algún problema, este se expresa en las relaciones que estableces con otros, pueden ser tus amigos, compañeros de trabajo, pareja, familia o personas más lejanas. Así, la...

En el mundo de las relaciones existe una clase de manipuladores que se alimentan de tu energía positiva y te dejan vacío y agotado. Son los vampiros emocionales, personas que se nutren emocionalmente de otras personas cuando se relacionan con éstos. Cuanto más tiempo se pase con ellos y más cercanía se tenga, más peligro tendrás de ser víctima de uno de ellos. Porque estar junto a este tipo de explotador te debilita, los vampiros...

Desde el análisis transaccional, modelo que nos ayuda a entender la formación de nuestra autoestima, se habla de que existen 4 posiciones básicas con las que podemos afrontar las relaciones con los otros. La primera posición se denomina todos ganan o posición de cooperación. Se trata de la única forma de relación sana y constructiva. Se basa en una comunicación asertiva y amorosa, entendida desde la igualdad, en la que el beneficio de ambas partes es...

Las relaciones sanas comienzan con la propia felicidad. De ahí la importancia de arrancar con una autoestima fuerte. Porque no podemos ser felices con nadie si antes no somos felices siendo nosotros con nosotros. Tampoco podemos hacer felices a otras personas si ellas no quieren serlo. La felicidad es únicamente una elección y solo cada persona es capaz de poner en marcha la suya propia. Lo más que podemos hacer cuando nos relacionamos con otras...

Hombres necesitados, inmaduros, groseros, agresivos, adictos, distantes, abusivos, crueles, hacia los que te sientes irremediablemente atraída, por los que sientes compasión y una plena convicción de que tu amor les sanará. ¿Te sueles ver atraída por su potencial? La raíz de esa atracción es nuestro propio deseo de ser amadas. Este tipo de relaciones habla de tu nivel de autoestima. Las mujeres estamos programadas tanto cultural como biológicamente para cuidar, amar, ayudar, consolar a los demás. Cuando...

Con los años la percepción de la realidad se va modificando, el paso del tiempo hace que nos fijemos en cosas distintas a la juventud, que las valoremos de otra forma y lo que el la infancia parecía, divertido, en la juventud insoportable y en la madurez habíamos olvidado, en la vejez puede volver a llamar nuestra atención. Tal vez esa sea una de las claves del buen entendimiento entre abuelos y nietos. También cambian...

La autoestima es la relación irrenunciable y permanente que mantienes contigo. De ti no te puedes divorciar ni separar, y te guste o no estarás contigo hasta el final de tus días. Puedes convivir en una larga luna de miel o mantener una guerra constante en tu interior. La decisión es solo tuya. La autoestima se construye de forma inconsciente durante los primeros años de la infancia, mientras se forma el yo, la identidad, el autoconcepto...

Sigmund Freud, habló por primera vez, de forma más extensa del complejo de castración en 1908, en su ensayo “Sobre las teorías sexuales infantiles”, aunque ya hizo en 1900 mención al mismo tema en “La interpretación de los sueños”. Al margen de todas las connotaciones y simbolismos fálicos, a riesgo de simplificarlo en exceso y con el perdón de los psicoanalistas, el complejo de castración viene a significar algo así como que el niño por...

¿Te beneficias de relaciones de calidad? Ya lo haces si te relacionas con personas excitantes, amables, alegres, positivas, optimistas, genuinas, coherentes, responsables, curiosas, generosas, educadas y que aman la vida, su vida. Vives relaciones de calidad que te permiten ser tú, te ayudan a responsabilizarte de ti y a ser feliz viviendo en tu piel. Tienes relaciones de calidad con personas que quieren lo mejor para ti, pues es el mismo listón que se ponen...

Como actores en paro que se resisten a aceptar su suerte, todos actuamos para un público imaginario. Se trata de aquellas conductas que realizamos “por el qué dirán”, los comportamientos o hábitos que mantenemos porque “siempre ha sido así”, o todas las ideas preconcebidas y razones múltiples con que justificamos muchos de nuestros actos. Cuando nos detenemos a reflexionar, incluso somos capaces de darnos cuenta de que no es eso lo que nosotros queremos, que...