Últimamente pienso mucho uno de los primeros blogs que escribí sobre una trampa para monos que hacen en algún país creo recordar africano, en el que con una sencilla vasija y un cacahuete son capaces de atraparlos. Así es la mente humana. Se aferra, se engancha, se obsesiona, se queda apegada a una creencia, a una idea, a una limitación y es esclava de ello. La liberación es tan fácil como abrir la mano y dejar ir el cacahuete, pero… ¿quién puede hacer eso tan fácilmente? En el ser capaces de soltar está una de las claves para crecer, para encontrarte, para ser QRE (Quién Realmente Eres), para avanzar, … si no soltamos nos quedamos estancados, limitados, perdidos y tratando de hacer mil y una cosa para salir de ahí cuando a veces la clave está en dejar de hacer, y simplemente ser. Es una decisión consciente. Lo dejo ir. No voy a hacerme más daño con ello, ni a limitarme con ello, ni a angustiarme. Trata de no juzgarlo. Juzgamos el acto de soltar, también el...

La autoestima es la relación que tú mantienes contigo. Es por lo tanto algo vivo y cambiante que hay que cuidar y trabajar continuamente. Al igual que pasa con tu corazón, que parar significa la muerte, cuando te desocupas de ti, tu autoestima enferma. La relación que tú mantienes contigo es la única relación que siempre te acompañará, por lo tanto es inteligente y sensato que seas la persona de tu vida que más quieres. No se trata de egoísmo, es simple autoestima.   Puedes hacer muchas cosas por mejorar tu relación contigo. Te hago 12 propuestas para que tu autoestima siga viva y con una excelente salud.   Presta atención selectiva. Tu atención tiene un efecto materializador y multiplicador. Por lo tanto, selecciona dónde la pones, a qué le dedicas energía e interés. Pon la atención en aquellas cosas que deseas, que te hacen sentir bien, con las que aprendes y creces. Simplifica tu vida. Tu relación contigo será mejor cuanto más sencilla sea. Deshazte de cosas que terminan siendo un distractor o un obstáculo. Termina con...

¿Qué acostumbrados estamos a ver el vaso medio lleno? ¿Verdad? Ser optimistas, confiar en que las cosas que estamos esperando o en las que trabajamos llegarán, ver los avances alcanzados, no impacientarnos, no criticarnos, … ¡Hay que ver lo que nos cuesta! La buena noticia: ¡Todo es entrenarlo! Toma la decisión firme de no volver a criticarte jamás. Lo has hecho muchos años y no te sirve de nada. De nada bueno. Te ancla en la situación actual y te impide avanzar y ver el lado bueno de las cosas. Estás haciéndolo muy bien, estás creciendo, trabajando duro, consiguiendo grandes cambios, ya no estás en el mismo punto que hace unos meses o unos años, … ¿te das cuenta? No solo aprecies lo que quisieras haber conseguido ya, lo que deberías de…, lo que ya tendrías que haber, … está en camino. Confía. Invierte. Ya está llegando. Mirar el vaso medio lleno solo te hunde, te desmotiva y desanima, te entristece o te enfada contigo mismo por los debería que acompaña. Ya debería haber perdido peso, o encontrado trabajo o pareja o...

No hay mejor señal de la propia autoestima que el sentirte valioso, digno y con el derecho a ser feliz. También el sentirte eficaz, capacitado y con poder para conseguir lo que quieres. Decía Ashley Montagu que el fracaso personal más profundo que podemos padecer las personas es que haya una gran diferencia entre lo que somos capaces de llegar a ser y lo que hemos terminado siendo. Esa diferencia entre quien eres y quien puedes llegar a ser es el mayor autosabotaje que te puedes hacer a ti mismo. No hay mayor perjuicio y pérdida que la que te autoinflinges por no creer en ti, por no sentirte merecedor de la mejor versión de ti mismo. El autosabotaje, el boicot a tu propia valía suele iniciarse con la creencia de que en el fondo no vales nada y que vas a ser incapaz de cuidar de ti mismo. Es una creencia que te lleva a pedir permiso por cada paso que des y a pedir perdón por cada error que cometas. Te hace vivir con...

La traición es destructiva, arrasa y desola la relación que ha costado mucho tiempo y energía desarrollar. Ser traicionado duele, lo sabe quien lo ha vivido. Genera una conmoción, un golpe emocional que destruye la confianza en uno mismo y en los demás. Es una de las situaciones de la vida más difíciles de superar, habiendo personas que se quedan paralizadas tras una traición y no pueden pasar página. Te puede traicionar una pareja, un amigo, un socio de trabajo o un familiar. Te pueden traicionar en el amor, en los negocios o en la amistad. El dolor de la traición es mayor cuanto mayor fuese tu confianza, amor y esperanza depositada en el traidor. La primera reacción suele ser sentir ira y rabia de forma intensa, con ganas de vengarse, de hacer pagar la afrenta dejándose llevar por el rencor y el odio. Dejarse llevar por estos sentimientos es perder dos veces. Una por la propia traición y otra por la respuesta rabiosa y vengativa. No sólo te daña el odio hacia el traidor, también...

Las relaciones sanas comienzan con la propia felicidad. De ahí la importancia de arrancar con una autoestima fuerte. Porque no podemos ser felices con nadie si antes no somos felices siendo nosotros con nosotros. Tampoco podemos hacer felices a otras personas si ellas no quieren serlo. La felicidad es únicamente una elección y solo cada persona es capaz de poner en marcha la suya propia. Lo más que podemos hacer cuando nos relacionamos con otras personas es facilitar al máximo las cosas sin llegar a perdernos y compartir la propia felicidad. Lo cual ya es mucho. Según Patrick Lencioni, experto en relaciones interpersonales y gestión de equipos, todas las relaciones para que funcionen deben subir una serie de escalones hasta llegar a lo más alto y no hay atajos ni posibilidad de dar saltos. Confianza: La clave para que cualquier tipo de relación tenga posibilidades de funcionar está en crear una base sólida de confianza. Jamás habrá relaciones auténticas, ni llegaremos a crear algo juntos si desconfiamos de la persona o las personas con la que...

¿Prácticas algún deporte? ¿Te planteas hacerlo pero no acabas de comprometerte? ¿No sabes muy bien como retomarlo? El deporte, sea el que sea, jugar a pádel, pedalear, nadar, el yoga o escalar montañas, es una fuente de autoestima. No solamente porque cuides de tu salud o de tu imagen o cambie tu estado de ánimo por eso de la liberación de endorfinas que sí, sino porque el deporte es un reto constante. Volver al gimnasio tras años de abandono y tener que ponerte unas mallas en público, para muchas personas ya es un paso enorme. Afrontar el miedo, la vergüenza y la incertidumbre al salir a lo desconocido, son algunas de las barreras con las que se encuentran las personas que tratan de comenzar una actividad deportiva. Ante esas resistencias la clave está en la insistencia y, en esa insistencia, el crecimiento. Pasa la vergüenza siendo amable contigo mismo, afronta el miedo con valentía y no vuelvas corriendo a tu cueva, exponte y persiste porque pronto, antes de lo que tú te crees, esas mayas y esa sala...

El término resiliencia hace referencia a la capacidad de resistencia que tiene un metal a ser deformado. Es decir, si la vida nos pone a prueba y no nos doblamos ante ese reto, no nos rendimos, … estamos mostrando una gran resiliencia. Hay personas que tras un divorcio inesperado son capaces de resurgir de las cenizas, niños que sufrieron tremendos traumas convertirse en adultos de gran éxito, personas que ante la adversidad, se crecen y muestran una gran capacidad de aguante y serenidad, que se recuperan con mayor celeridad tras un episodio doloroso, personas que superan situaciones difíciles, críticas, adversas o catastróficas volviendo a ser ellos mismos. Muchos de nosotros no sabemos que tenemos esta capacidad hasta que nos vemos en situaciones extremas en las que te descubres a ti mismo sacando recursos para salir tú adelante y ayudando incluso a salir a otras personas. Accidentes, enfermedades graves, robos, guerras, inmigración, rupturas familiares, catástrofes naturales, fallecimientos repentinos, … es difícil saber cómo actuaríamos en situaciones similares. La autoestima y la resiliencia guardan una profunda relación. Es necesario estar muy...

La autoestima es la relación que tú mantienes contigo. Es la única relación de la que no te podrás separar nunca. Por eso es importante que te lleves bien contigo. Porque cuando tu autoestima está sana, es decir te quieres y te valoras, te mueves por la realidad como por tu casa, y aunque tengas que resolver imprevistos lo haces con naturalidad y no transformas las dificultades en dramas Hay varias cuestiones muy concretas que tendrás que poner en marcha para mantener tu autoestima en forma día a día.   Acéptate. Estés en el punto en el que estés. Sano o enfermo, con trabajo o en el paro o con pareja o sin ella. Acéptate. Recuerda que aceptarte no significa que resignarte y aguantar. Tampoco que tengas que hacer que la situación en la que estás de repente te guste. Simplemente significa que a partir de este momento dejas de hacerte daño con lo que estás viviendo. Eso básicamente es dejar de criticarte y quejarte de ti.   Confía en ti. La confianza va en otra dirección. Se...