SUELTA Y CONFÍA

Últimamente pienso mucho uno de los primeros blogs que escribí sobre una trampa para monos que hacen en algún país creo recordar africano, en el que con una sencilla vasija y un cacahuete son capaces de atraparlos. Así es la mente humana. Se aferra, se engancha, se obsesiona, se queda apegada a una creencia, a una idea, a una limitación y es esclava de ello.

La liberación es tan fácil como abrir la mano y dejar ir el cacahuete, pero… ¿quién puede hacer eso tan fácilmente?

En el ser capaces de soltar está una de las claves para crecer, para encontrarte, para ser QRE (Quién Realmente Eres), para avanzar, … si no soltamos nos quedamos estancados, limitados, perdidos y tratando de hacer mil y una cosa para salir de ahí cuando a veces la clave está en dejar de hacer, y simplemente ser.

Es una decisión consciente. Lo dejo ir. No voy a hacerme más daño con ello, ni a limitarme con ello, ni a angustiarme.

Trata de no juzgarlo. Juzgamos el acto de soltar, también el acto de estar atrapados, de no sentirnos capaces, diciéndonos que deberíamos o tendríamos que… ¡Ya está! Déjalo ir eso también. Está bien así.

Y atender la otra parte imprescindible. La confianza. Sin ella, soltar se hace mucho más difícil. El miedo hace que apretemos bien los puños, pero si confías, si crees que lo que va a venir va a ser bueno, si estás seguro que pase lo que pase es para tu bien, si te dejas llevar, si crees positivamente que va a funcionar, … puedes abrir la mano y avanzar.

Suelta y confía.

No siempre debes ocuparte de todo desde la exigencia y el perfeccionismo, obsesionarte con ello, tratar de organizarlo, de planearlo, de provocarlo, de hacer esto o aquello, todos los cursos, diferentes terapias, 100 técnicas, … tan solo, suelta y confía. Vendrá. Confía.

Lo vas a crear tú, pero desde la responsabilidad y la consciencia.

La responsabilidad que otorga el saber que la realidad responde a tus creencias que no somos víctimas de ninguna circunstancia a no ser que quieras sentirte así, por lo que elegirás qué quieres pensar y qué quieres soltar y dejar ir. Preocupaciones, miedos, ideas improductivas, prejuicios, … que nos atenazan. ¡Suéltalos!

Y la consciencia, el darte cuenta de que los pensamientos que atesoras y las emociones que sientes crean nuestra realidad, que ésta se conformará para darte la razón y que con la consciencia elijes y decides que pensar y cómo te quieres sentir. Valorar, agradecer, perdonar, confiar, … elegir pensar bien para poder ser feliz.

Tan solo suelta y confía.

Frase: “La vida es muy simple, pero insistimos en hacerla complicada” · Confucio

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“El camino más fácil” · Mabel Katz

El antiguo arte hawaiano del Ho ‘oponopono, significa ‘enmendar’, ‘corregir un error’. Según esta filosofía, todo lo que aparece en nuestra vida es un pensamiento, una memoria, un programa funcionando y se presenta para darnos una oportunidad de soltar, de limpiar, de borrar. El Camino más fácil nace del anhelo de su propia autora, para que el lector encuentre una fuente de técnicas, herramientas y sabiduría que le permitan sentir, tomar decisiones y vivir con la libertad, la paz interior y el amor que es patrimonio de todos los seres humanos.

No hay comentarios

Deje un comentario