El tiempo de reacción es el que transcurre entre la aplicación de un estimulo, por ejemplo una luz que se enciende y el parpadeo en el ojo. Es también el tiempo que tardamos en retirar la mano ente la proximidad de una llama. O el tiempo en responder a una pregunta en un examen. El tiempo de reacción es una medida muy habitual en cualquier experimento de psicología permite ver y entender como las personas, antes los mismos estímulos, la luz, la llama o la pregunta, respondemos en un tiempo diferente. Hay personas que dan respuestas prácticamente inmediatas. Son personas con un tiempo de reacción corto y rápido y un sistema reflejo dispuesto a pasar a la acción. Otras necesitan más tiempo para procesar esa información en alguna parte de su sistema nervioso, entenderla y reaccionar. Son personas con tiempos de reacción más largos y lentos. Lo mismo que reaccionamos a estímulos simples como una luz, un sonido o el calor de una llama, también tenemos un tiempo de reacción para estímulos y situaciones más complejas, como un...

La autoestima se puede entrenar y por lo tanto mejorar y desarrollar. Trabajar la autoestima es como ir al gimnasio o hacer dieta, requiere constancia y disciplina para conseguir resultados estables en el tiempo y que terminen formando parte de tu personalidad. Pero sin duda el esfuerzo vale la pena, porque el resultado es una vida feliz. La autoestima es la relación que tú mantienes contigo y por lo tanto la única de la que no puedes escapar. Si esa relación es mala la soledad o no estar ocupado en algo se convierte en una condena. Es como estar todo el día en la compañía de alguien que no soportas, si has vivido esa experiencia alguna vez, sabes muy bien lo desagradable que resulta. Pero si la relación en buena, también es como estar todo el día con alguien que te encanta, seguro que eso lo has vivido y conoces lo gratificante que es. Para que tu autoestima mejore puedes hacer cosas fáciles que te ayudarán a sentirte mejor contigo: Observa tus pensamientos y tu diálogo interno....

La decisión final marca el momento de la verdad. Antes o después, en algún instante, tendrás que tomar este tipo de decisiones. Con ellas arrancas el comienzo de una nueva etapa de tu vida. Siempre suponen un cambio radical y determinante, sin medias tintas, ni tibiezas. Se trata de elecciones sin términos medios donde lo tomas o lo dejas. Y las consecuencias de estas decisiones tienen un impacto rotundo y contundente en ti y en tu entorno. El momento de la verdad, puede ser terminar definitivamente con una relación importante, con la que has compartido años. Tal vez con la que has creado una familia. Pero en ese punto vas a tener que escoger entre las otras personas o tú. Tendrás que decidir entre evitar el conflicto, las lágrimas o las culpas y vivir de acuerdo contigo, asumiendo los resultados, las ganancias, los peligros y las pérdidas. Este tipo de decisiones implican una renuncia y una ganancia. No entienden de matices, al final son blanco o negro. Escoges algo nuevo para terminar con algo viejo. Escoges la libertad...

Tu insatisfacción es un síntoma de que algo va mal, es una señal de que estás insistiendo en algo que no funciona, de que te estás erosionando persiguiendo o manteniendo algo que en realidad no deseas. Tu ego no acepta que te equivocaste tomando una decisión y la mantienes con tozudez y soberbia. Tu miedo prefiere lo malo conocido que lo bueno por conocer, porque le aterra afrontar las decisiones que mejorarían su vida. Tu ira culpa a otros de tu insatisfacción y se declara víctima de una situación injusta que otros han de resolver. Tu tristeza no acepta un final, no quiere separarse de aquello que ya no está bien, pero que lo ha estado antes y siente nostalgia de aquellos tiempos. No hay nada gratis y vivir en la insatisfacción es muy caro. Sobre todo pierdes tiempo, el recurso más valioso que posees. Vivir en la insatisfacción es sobrevivir, ir pasando los días sin que pase nada especialmente malo pero sin que pase nada bueno. El insatisfecho piensa a menudo que él no está...

Más allá del lenguaje como herramienta de comunicación, de utilizar palabras como códigos que nosotros entendemos y otros entienden, hay una teoría lingüística que afirma que el lenguaje determina nuestra manera de organizar, pensar y percibir el mundo. El lenguaje como moldeador de nuestro pensamiento, como cincel que esculpe nuestra realidad. El lenguaje, entonces, es un regalo en forma de llave para abrir nuevos mundos y nuevas oportunidades. Cuantas más llaves, cuantos más lenguajes dominemos, más poder tendremos. Decía Emerson que nadie debería viajar hasta que no haya aprendido el idioma del país que visita porque de lo contrario se convierte voluntariamente en un bebé, indefenso y ridículo. Se refiere a la riqueza cultural, social y personal que genera aprender otros lenguajes. Posiblemente ya no sólo idiomas sino también dentro de nuestro mismo idioma el “lenguaje de la calle”, el lenguaje de los adolescentes, el lenguaje de la música, el lenguaje de la abundancia, el lenguaje de la felicidad o el lenguaje de posiciones políticas diferentes. El poder del lenguaje como refleja esta teoría requiere que abramos...

Cuando llegue el 2017 seré capaz de dejar de comer azúcar, de ir a pilates 1 vez por semana, de leerme los libros que tengo pendientes, de hacer esos estiramientos que tanta falta me hacen, de … ser muy feliz. Deseamos que acabe una era para comenzar con ilusión y energías renovadas el nuevo ciclo. A veces ponemos unas expectativas poco realistas sobre una situación que es probable acabe en una gran decepción. No cometamos el error de pensar que ya cuando… una condición externa se cumpla lograremos sentirnos de una determinada manera o alcanzar esa ansiada satisfacción que ahora brilla por su ausencia. Ya puedes sentirte capaz, satisfecho, feliz con tan solo elegirlo. Con aceptar tu situación actual y trabajar con perseverancia para crecer en la dirección que tu elijas, sea yendo al gimnasio, cuidando de tu alimentación y de tu salud, etc. No te autoengañes con los cantos de sirena y te pierdas en la ensoñación de una vida mejor pintada de color rosa. Visualiza con cierto realismo y márcate metas alcanzables que, poniéndote manos a la...

Hechos frente a palabras, actos frente a discursos, resultados frente a promesas, acciones frente a críticas. Hablar o hacer, porque del dicho al hecho hay un gran trecho. El lenguaje es una herramienta para la vida, pero no la sustituye. Vivir es hacer. Las palabras preceden a la acción en forma de pensamiento y la siguen en forma de explicaciones, pero no la suplantan. Las palabras se refieren al pasado, al futuro, a lo que pasó, a lo que pasará, a lo que pudo haber sido, a lo que podrá ser. La acción es ahora. Buenas intenciones, buenas palabras, pero no olvides que somos tan buenos como las cosas buenas que hacemos en nuestras vidas. Obras son amores y no buenas razones. Toda fórmula del éxito contiene como elemento principal la acción. Las palabras vacías manipulan, seducen, complacen, camelan e hipnotizan. Los actos convencen porque crean, construyen, inventan y producen. Las palabras a veces obsesionan, preocupan, inquietan y distraen. Los actos se ocupan, solucionan, focalizan y serenan. Las palabras moldean la acción a través de nuestros pensamientos....

La incertidumbre es lo que sentimos cuando salimos de la zona de confort. Dentro de ella tenemos la fantasía y la sensación de encontraros seguros y tranquilos. La zona de confort no es en realidad un espacio físico, son un territorio mental e imaginario, donde todo resulta predecible, conocido y familiar. Una especie de “corralito psicológico” estable y previsible. Sin cambios ni sorpresas que amenacen el orden interno. Los “Cisnes Negros” se mueven como fantasmas silenciosos fuera de la zona de confort. Hasta que irrumpen dentro de ella. Nassim Nicholas Taleb el creador de la “Teoría del Cisne Negro”, llama así a los sucesos imprevistos y sorprendentes, que tienen una alta repercusión en nuestras vidas y que solo explicamos a posteriori, una vez que han pasado. Los llama así, porque parece ser que hasta la llegada de los primeros exploradores al continente australiano todos los cisnes conocidos en Europa eran blancos. Taleb afirma que los grandes hechos que han marcado cambios y etapas en la historia, la ciencia, la cultura o la filosofía han sido Cisnes Negros....

El cambio es algo natural y continuo. Permanentemente estamos cambiando. A la hora de hacer esos cambios podemos afrontarlos desde diferentes perspectivas. Podemos cambiar de look, cambiar de coche, de ciudad, dejar la pareja, cambiar de trabajo o de profesión, podemos acoger un perro, tener un hijo, casarnos, pintar el salón, dejar de fumar, hacer dieta. Hay quién trata de cambiar lo que hace en su vida sin modificar en absoluto lo que piensa sobre esa conducta. Personas que dejan de fumar y siguen pensándolo desde la pérdida años después, que piensan que les gustaría seguir fumando, etc. O quién trata de cambiar el entorno para lograr el cambio que necesitan hacer en ellos mismos. Esperaré a que pasen las fiestas de Navidad para dejar de fumar o ya lo haré cuando no tenga tanto trabajo… E incluso esperan a que otras personas sean las que cambien para ellas hacerlo. Nada de esto va a funcionar. Para que el cambio sea real, profundo, sincero debe ser coherente. Debe alinear lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. Si...

Si nuestro estado de ánimo influye en nuestra postura, ¿puede nuestra postura influir en nuestro estado de animo? Si nos cruzamos con alguien cabizbajo, con los hombros caídos, con los brazos colgados sin balanceo, arrastrando los pies,… ¿no pensarías que se trata de una persona triste, abatida, fracasada y pesimista? La postura inversa esta asociada a un estado de ánimo de felicidad, autoseguridad, y confianza. Con la expresión facial ocurre más de lo mismo. ¿No has simulado alguna vez cara de pena y te has sentido profundamente triste incluso te han dado ganas de llorar? Al analizar los efectos que la postura descrita tiene en el organismo se detectan anomalías como alteraciones musculares, disminución de la capacidad torácica y por tanto de la oxigenación sanguínea, dolores de cabeza y trastornos digestivos entre otros. Razones más que suficientes para tratar de ser consciente de la postura que mantienes, corregirla si es preciso y utilizar la postura para ayudar a generar sentimientos positivos. Si cambias tu postura, también cambiarás tu estado emocional. Cuanto más acostumbres a tu cuerpo a colocarse en una...