CAMBIO DE AÑO, CAMBIO DE MENTE

Nuevo año, nuevos hábitos. O eso intentamos todos, aprovechar el empuje del cambio para avanzar.

He encontrado en internet una antigua fábula sobre el estrés que me gustaría compartir en este blog.

Dice, “una psicóloga en una charla levantó un vaso con agua. Todos pensaron que preguntaría si el vaso se veía medio lleno o medio vacío, pero no fue así. ¿Cuánto pesa este vaso de agua? – Preguntó. Las variadas respuestas oscilaban alrededor de los 200 ml. A lo que ella reflexionó, el peso absoluto no es lo realmente importante sino el peso relativo. Y este dependerá de cuánto tiempo sostengas este vaso en tu mano.” 

No es lo mismo que lo sostengas durante 1 minuto, 5, 10 minutos, 1 día entero que toda una vida. El peso no cambiará, pero sin duda, cuanto más tiempo lo sostengas en tu mano, más pesado y difícil de aguantar será.

¿Qué tiene que ver esta fábula con los hábitos? En concreto, voy a referirme a los hábitos mentales y negativos que mantenemos. Pensar mal un poco genera malestar, pero no destruye. Usar todo el rato pensamientos destructivos se vuelve insoportable.

Un pensamiento, otro y otro, … van generando un patrón, un hábito, una tendencia. Y sin darnos cuenta, esto determina nuestra experiencia emocional y crea nuestra realidad. Somos máquinas automáticas y enganchadas a esas dinámicas tóxicas y no nos damos ni cuenta de ello.

Analízate. ¿Qué piensas? ¿cuánto tiempo lo haces? ¿Todo el día piensas mal? ¿A ratos?

Es el momento de dejar de sostenerlo día tras día y cambiar tu tendencia mental.

Lo primero para poder dejar el vaso es darte cuenta de que el que lo sostienes eres tú. Responsabilízate de tus pensamientos y sé consciente de que ellos son los que generan esas malas experiencias, son los que nos hacen sentir así de mal.

Es imprescindible este primer paso antes de pasar al segundo.

Que consiste, como cualquier hábito que hayas adquirido con anterioridad, en entrenarlo, repetirlo y repetirlo, pero esta vez en otra dirección. Aprende con disciplina a detener tus pensamientos negativos (existen numerosas técnicas para ello) para después elegir pensar bien y entrenar a tu cerebro a hacerlo (de nuevo, también hay estrategias muy útiles que pueden ayudarte a conseguirlo).

Cambio de año, cambio de mente.

Frase: “Todo comienza con un pensamiento, si tú decides que puedes, puedes” · Mabel Katz

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“Mis reflexiones sobre el Ho’oponopono” · Mabel Katz

La práctica del Ho’oponopono nos cambia la vida. Con ella, comenzamos a percibir y a ver las cosas en forma diferente. Nos mantenemos más presentes y más en cero, lo cual nos permite reaccionar menos y utilizar nuestra energía mental, emocional y física para concentrarnos en lo que verdaderamente deseamos en la vida. El Ho’oponopono nos vuelve más pacientes, menos temerosos y más felices.

No hay comentarios

Deje un comentario