AMAR DEMASIADO

Hombres necesitados, inmaduros, groseros, agresivos, adictos, distantes, abusivos, crueles, hacia los que te sientes irremediablemente atraída, por los que sientes compasión y una plena convicción de que tu amor les sanará. ¿Te sueles ver atraída por su potencial? La raíz de esa atracción es nuestro propio deseo de ser amadas. Este tipo de relaciones habla de tu nivel de autoestima.

Las mujeres estamos programadas tanto cultural como biológicamente para cuidar, amar, ayudar, consolar a los demás. Cuando todo lo que nosotras hacemos de manera natural con este fin no surte efecto, casi de manera inevitable tendemos a hacerlo con mucha más intensidad corriendo el riesgo de terminar enredadas en un proceso adictivo y destructivo.

Y para poder hacerlo distorsionamos la realidad para, en lugar de ver a nuestra pareja como alguien peligroso, percibirlo como una víctima indefensa que necesita de toda nuestra comprensión y amor.

Tenemos el don del amor desinteresado. Pensamos que una mujer puede ser capaz de cambiar a un hombre si lo ama lo suficiente. Podemos hacerlo y si somos mujeres es casi nuestro deber. ¿Por qué nos atrae tanto la idea de ser capaces de convertir a alguien infeliz en nuestra pareja perfecta?

¿Tuviste algunos problemas en tu niñez? ¿Procedes de una familia disfuncional en la que quizás hubo abuso de alcohol, comportamientos compulsivos, maltrato, conductas sexuales inapropiadas, peleas, tensión constante o extrema rigidez?

Lo pregunto porque tendemos a elegir una pareja con la que podamos lidiar y enfrentar los mismos desafíos que encontramos al crecer y amar con el significado que eso tiene para nosotras por nuestra experiencia, y poder recrear el mismo escenario, y con ello, una nueva oportunidad de vencer viejos patrones dolorosos del pasado.

Para lidiar con los traumas, se crean herramientas de autoprotección que incluyen:

La negación, ese poderoso mecanismo de defensa que nos permite ignorar información con la que no queremos tratar (negando la realidad y lo que ella nos hace sentir). Nos permite pasar por altos sus defectos o mantener la sonrisa perpetua.

Y otra poderosísima herramienta es el control. Nuestra necesidad de cambiar a los demás, de “ser buenos” y los esfuerzos que hacemos por ayudar, pueden ser en realidad intentos de controlar para aliviar la tensión, la inseguridad y el malestar. Cuando hacemos lo que los otros pueden hacer por ellos mismos, les organizamos la vida, les sugerimos, aconsejamos, recordamos, advertimos, tratamos de persuadir con halagos, prevenimos las consecuencias de sus conductas, mentimos por ellos, … eso es controlar.

La aceptación. Ahí está la clave. Reconocer la realidad y dejarla como es sin necesidad de modificarla. Él tiene derecho a ser quién quiere ser y tú a decidir si quieres compartir tu vida con esa persona.

Frase: “La ayuda es el lado soleado del control” · Anónimo

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“Las mujeres que aman demasiado” · Robin Norwood

Cuando estar enamorado significa sufrir, es que estamos amando demasiado. Cuando la mayoría de nuestras conversaciones con amigas íntimas son acerca de él, de sus problemas, ideas, acciones y sentimientos, es que estamos amando demasiado. Cuando disculpamos su mal humor, su indiferencia y sus desaires e intentamos justificarlos, es que estamos amando demasiado’. En este libro  Robin Norwood ayuda a las mujeres adictas a esta clase de amor a reconocer, comprender y cambiar su manera de amar.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.