VAMPIROS EMOCIONALES

En el mundo de las relaciones existe una clase de manipuladores que se alimentan de tu energía positiva y te dejan vacío y agotado. Son los vampiros emocionales, personas que se nutren emocionalmente de otras personas cuando se relacionan con éstos. Cuanto más tiempo se pase con ellos y más cercanía se tenga, más peligro tendrás de ser víctima de uno de ellos. Porque estar junto a este tipo de explotador te debilita, los vampiros emocionales te “chupan” la energía y te dejan exprimido y exhausto emocionalmente.

El vampiro emocional seduce e hipnotiza con una promesa inicial irresistible. En su promesa convierte en fácil lo difícil, te hace sentir especial sin apenas conocerte, te sugiere éxito sin esfuerzo, dice amarte cuando simplemente te quiere, pide que te entregues ya que él haría lo mismo por ti. Su relación de amistad, de pareja o de trabajo es el paraíso convertido poco a poco en infierno. Son promesas falsas pero brillantes, promesas que nunca cumple. Dice el refrán que más vale un “toma” que dos “te daré”. Sabe mejor que nadie que el arte de agradar es el arte de engañar.

Pero con el tiempo y la proximidad, acaba mostrando sus “colmillos”. Las promesas se van desvaneciendo y aparecen las críticas y el pesimismo cuando se le empieza a pedir cuentas. Critica a otros o a ti mismo cuando la relación empieza a ir mal. Se hace la víctima y no se responsabiliza de sus actos, achacando a otros y nunca a su propia conducta lo que no funciona. Se vuelve agresivo y sarcástico, atacando a quien pueda insinuar que no tiene razón, que no devuelve lo que se le da o que se está equivocando. Se torna pusilánime y catastrofista, rindiéndose ante la menor dificultad en la relación. En esta fase, el vampiro emocional te abandona dejándote agotado, te ataca para aniquilarte emocionalmente o se cuelga a ti de forma indefinida como una mochila pesada soldada a tu espalda.

El mejor antídoto contra su “mordedura” es tu autoestima. Ante las promesas irresistibles de un vampiro emocional, recuerda que tú eres el principal responsable de tu bienestar y no otra persona. Ante las críticas y agresividad de un vampiro emocional, recuerda que tú estás bien y quien no cumple la promesa es él. Ante el victimismo y martirio del vampiro emocional, recuerda que asimismo él es principal responsable de sus actos. No confundas bondad con sometimiento o dependencia. Tu bienestar sólo es amenazante para personas sin autoestima, como los vampiros emocionales.

 

Frase: “Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir” · Francisco de Quevedo

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“Vampiros emocionales” · Albert J. Bernstein

Este libro te ayudará a reconocer y tratar con aquellos colaboradores, amigos o familiares que se dedican a destruir tu salud emocional y psicológica. El doctor Bernstein da las claves para entender la naturaleza de este tipo de comportamiento»vampírico»- capaz de agotar a cualquier persona, por muy fuerte psicológicamente que sea-, y, sobre todo, nos muestra el camino para defendernos de tan peligrosos personajes. A veces brillantes, dotados y carismáticos, los»vampiros»emocionales»se ganan tu confianza y afecto para luego robarte toda tu energía emocional. Cuanto más conozcas sobre ellos menos poder tendrán contra ti cuando exhiban hipnóticamente sus cualidades, tan encantadoras como peligrosas. Ellos están ahí para enmascarados como gente corriente, esperando a que hagas todo por ellos.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.