Marcos Nadal / 08.12.2019

No es fácil exagerar los efectos negativos que causa la falta de sueño. Dormir mal produce dificultades para concentrarse, estados de ánimo negativo, fatiga y, en ocasiones, la dependencia de fármacos sedantes. Las causas más frecuentes de los problemas de sueño tienen que ver con nuestro estilo de vida y con el lugar en el que dormimos. Hay 12 cambios que podemos hacer para mejorar sustancialmente nuestro sueño: UNO. El cambio más importante es llevar una rutina de sueño estricta. Acostarse y levantarse cada día a la misma hora facilita y mejora el sueño. Dormir hasta más tarde los fines de semana no repara el sueño perdido entre semana, y nos dificulta más despertarnos de hora el lunes. Ponte una alarma para irte a dormir, además de la alarma para despertarte. DOS. El ejercicio te ayudará mucho a consolidar el sueño, pero es mejor no hacerlo muy tarde, especialmente no en las tres horas antes de acostarte. TRES. Evita la cafeína y la nicotina. El café, las colas, ciertos tés, y el chocolate contienen cafeína, una sustancia estimulante cuyos efectos pueden...

David del Bosque / 30.11.2019

¿Es posible llevarnos bien a pesar de nuestras diferencias? Estamos rodeados de disputas en nuestra familia, nuestro trabajo y nuestras amistades. Parece que la condición normal de las personas fuese el conflicto destructivo. Y al mismo tiempo, uno de los predictores de éxito de cualquier relación es la capacidad de resolver un conflicto de forma constructiva. El conflicto es una parte natural de la vida, que no se puede eliminar de ella. Es positivo porque genera el cambio real cuando se tiene que estudiar en profundidad el propio conflicto y todos los puntos de vista, tarea que solemos evitar si no hubiera una disputa seria. Por eso, la tendencia a evitar los conflictos significa en el fondo no querer entrar en la pelea por el progreso y el cambio, acomodándose continuamente a lo que hay. A la paz no se llega eliminando los conflictos. Por tanto, el primer paso para superar un conflicto es que ambas partes hablen y escuchen en profundidad. Tan malo es callar como no escuchar. La comunicación es el primer ladrillo en la...

Miguel Ángel Paredes, TODOS / 25.11.2019

La psicología online es la utilización de la tecnología en el mundo de la psicología. Está pensada para personas familiarizadas con el uso de internet, que consultan la banca online, que hacen compras en Amazon, sacan los billetes de avión online, o que se comunican por Skype o WhatsApp. Funciona de la misma forma que la psicología presencial, la única diferencia es que las sesiones se realizan a distancia y con soporte tecnológico. Es imprescindible contar con algunos medios hoy en día disponibles para la mayoría de las personas: ordenador o teléfono, una conexión a internet y algún tipo de plataforma que posibilite la videoconferencia, como Skype, Hangouts, Zoom o incluso WhatsApp. Mantiene el mismo encuadre y esquema que las sesiones presenciales: previamente se acuerda la cita, el tiempo que durará la sesión y la forma de pago que se va a utilizar. Y a la hora acordada las personas se encuentran cada una de ellas en lugares diferentes. Algunas veces a miles de km de distancia. Para algunas personas la opción de hacerlo mediante chat, en lugar videoconferencia, también resulta...

Marcos Nadal, TODOS / 18.11.2019

No existe, a día de hoy, ningún fármaco contra el insomnio que induzca un sueño natural. Tanto la medicación que se solía recetar hace años, como el diazepam, como la medicación que se suele recetar actualmente, como el zolpidem, se llaman sedativos hipnóticos. Se llaman así porque, más que inducir el sueño, inducen sedación. No es lo mismo dormir que estar sedado. Cuando dormimos, el cerebro está muy activo realizando tareas importantes para la consolidación de conocimientos, para la reposición de sus recursos energéticos y para la regulación de múltiples sistemas del organismo, incluidos el sistema hormonal, gastrointestinal, cardiovascular e inmunitario. Cuando estamos sedados, como cuando vamos a quirófano por una intervención, la actividad del cerebro es mínima. Bajo sedación, el cerebro no realiza esas tareas tan importantes para el mantenimiento de la actividad diurna. Estar sedado no es estar despierto, pero tampoco es estar durmiendo. Los fármacos contra el insomnio reducen la actividad de regiones controladoras del cerebro, induciendo un estado de sedación que dificulta al cerebro alcanzar las fases más profundas del sueño y que, por lo tanto, dificulta la realización de las actividades fundamentales del sueño, y...

David del Bosque, TODOS / 11.11.2019

Tener autoestima es desear ser mejor y estar mejor cada día que pasa, aprendiendo y progresando con cada paso que das. Tomarte tu vida como un juego con un entrenamiento y aprendizaje continuo, un juego en el que ganas, pierdes pero siempre aprendes y mejoras. Competir contigo mismo sin angustiarte ni atormentarte, sin esclavizarte al resultado porque el fin no justifica los medios. Vivir con menos obligaciones y más decisiones. Mejorar un poco cada día es utilizar el pasado no para culpabilizarte y victimizarte y sí para responsabilizarte y superarlo. Cometiste y seguirás cometiendo errores, eso es ineludible, pero de ti depende que aprendas de ellos, los superes y por últimos los dejes ir. Decía el poeta que las cosas no cambian, cambiamos nosotros. Superar el miedo al fracaso y el miedo al éxito, dos caras de la misma moneda, no sentirte un impostor por querer vivir experiencias que nunca viviste se consigue desde el amor y no desde el control. La vida no se controla, se vive. Mejorar es crecer, y crecer es enfrentarte a...

Miguel Ángel Paredes, TODOS / 04.11.2019

Ninguna relación es tan natural y compleja al mismo tiempo como la relación con la madre. Tal vez porque es la primera relación que construimos, quizás por la necesidad y dependencia que se establece durante los primeros años o porque el resto de las relaciones siguen patrones de repetición o contraste con la relación materna. El caso es qué, de una forma u otra, la relación con la madre nos marca a todos para bien o para mal. Antes del nacimiento la madre es absolutamente todo para el bebe en gestación. Es su realidad y todo su mundo. Es el soporte vital del que dependen la alimentación, el sistema de defensas frente a las posibles enfermedades, quien regula la temperatura y el espacio biológico donde se desarrolla la vida. Esa relación biológica, tan estrecha y primitiva, de alguna manera continua existiendo tras el nacimiento y siempre deja algún tipo de conexión mucho tiempo después. De la relación con la madre aprendemos a separarnos como sujetos únicos y diferentes, a convertirnos en personas independientes y capaces de funcionar solos y a construir un yo con él que nos identificamos. El contacto con la...

Marcos Nadal / 28.10.2019

Nuestro cerebro nunca está inactivo, ni tan solo cuando dormimos. Dormir no es “apagar el cerebro”. Todo lo contrario, dormir es un proceso complejo: Consiste en varias fases diferentes, depende de múltiples sistemas del cerebro, e implica numerosas hormonas y neurotransmisores. Una de las actividades más comunes que desarrolla el cerebro, y una de las más intrigantes, es la generación de los sueños. Seguramente hayamos oído decir que soñamos durante la fase REM, la fase de los movimientos oculares rápidos. Es cierto que soñamos más durante la fase REM que durante las otras fases, y que recordamos mejor los sueños si nos despertamos durante el sueño REM que durante el sueño no REM. Pero esto último parece deberse a que el cerebro está más activo durante el REM y, por lo tanto, está en mejores condiciones de identificar el contenido del sueño y procesarlo. Pero lo cierto es que durante todas las fases del sueño tienen lugar distintos tipos de actividad mental: Durante el adormecimiento no son infrecuentes las alucinaciones hipnagógicas. Son imágenes, sonidos o sensaciones desconectadas, sin un escenario ni narración, que podemos sentir al quedarnos dormidos.Durante las fases...

David del Bosque / 21.10.2019

Caer en la locura es uno de nuestros miedos atávicos. “Perder la cabeza”, “perder el control”, desquiciarse” puede ser experimentado como una situación puntual o la antesala de un mal mucho más grave. Hace relativamente poco tiempo la locura era tabú y sinónimo de chiflado, enajenado o trastornado. Era la enfermedad mental algo que les pasaba a otros, lejos de nosotros y de los que se encargaban psiquiátricos y camisas de fuerza. Los locos estaban muy lejos. Hoy en día, con la presión psicológica y social que padecemos, la ansiedad puede provocarnos picos mentales y ataques de angustia que nos acerquen a estados de despersonalización y alienación. Ya no es una sensación tan distante para los llamados cuerdos. Ahora quien más y quien menos ha necesitado de asistencia psicológica, ha tomado medicamentos psiquiátricos o ha sufrido la ansiedad por motivos personales o profesionales. Ya no es un tema de locos, o peor, un tema que tratábamos en la clandestinidad donde habitualmente era peor el remedio que la enfermedad. Ahora es un tema de salud integral...

Miguel Ángel Paredes / 14.10.2019

Nada es porque sí. Todo tiene una razón por remota o absurda que parezca. Todo tiene una explicación, aunque en ese momento no sepamos cual es. Todo lo que te sucede es el efecto de algo que lo causa. Tus emociones, el tipo de vida que haces, tus finanzas, tus relaciones o tu salud, tienen una razón que explica el punto exacto en el que te encuentras. Te sientes bien o mal, tienes poco o mucho dinero, estás solo o rodeado de amigos o tienes buena o mala salud, por algo. Y que seas consciente de ese algo es fundamental. A veces la razón es inmediata y obvia, la reconoces fácilmente, te resulta clara y tu reacción es inmediata. Otras veces está lejana en el tiempo, tal vez olvidada hace mucho, quizás incluso en la infancia, pero aun sigue activa y produciendo efectos y consecuencias sobre tu momento presente. Hace años los psicoanalistas advirtieron que había que llegar al núcleo profundo del conflicto. Aseguraban que si solo se trataban los síntomas y no se...

Marcos Nadal / 07.10.2019

De todas las cosas que hacemos en nuestra vida, dormir debería ser de las más sencillas. Por un lado, parece que basta con echarse y cerrar los ojos. Por otro lado, lo practicamos cada día—o cada noche—de nuestras vidas. Entonces, ¿por qué a algunas personas les cuesta tanto dormir? ¿Por qué el sueño no resulta satisfactorio para mucha gente? La respuesta es que dormir ni es una tarea tan sencilla como pueda parecer, ni la practicamos tan bien como creemos. Lo único que sabemos de nuestro propio sueño, en la mayoría de los casos, es que transcurre entre quedarnos dormidos y despertarnos. Es fácil concluir, por tanto, que dormir consiste en “apagar” el cerebro, o dejarlo en modo reposo, hasta que suene el despertador a la mañana siguiente. Pero en realidad, todo lo que se sabe acerca del sueño indica que se trata de un proceso muy complejo en el que el cerebro está trabajando activamente. Por ejemplo, se sabe que, durante el sueño, el cerebro sigue recibiendo información del entorno, y que incluso se planifican movimientos. Pero en la mayoría de los casos, durante el sueño, esta actividad...