LIBÉRATE

Guardamos ropa que ya no nos sirve, no nos gusta o nos incomoda llevarla, zapatos viejos por su valor sentimental, los apuntes de la carrera por lo mucho que nos llevó que quedaran con ese aspecto final, cosas ni que sabemos que tenemos guardadas, rincones de abandono y acumulación de “trastos viejos” por si en algún momento nos hace de nuevo falta, libros que no hemos leído y que jamás leeremos, helados en el fondo del congelador de hace unos cuantos veranos, bolígrafos que no pintan,… y un sin fin de objetos insulsos, caducos, inservibles e incómodos que llenan estantes y rincones de nuestra casa sin muchas veces saber de su existencia.

¿Te sientes reconocido con esta descripción?

Dentro de este acumular hay grados de intensidad. Hay casa realmente atestadas en las que puedes sentir una gran opresión y luego hogares en los que más o menos reina la calma y el orden excepto en el cuarto oscuro.

¿Qué nos dice nuestro entorno de la autoestima que poseemos? ¿qué indica la existencia de una marcada tendencia a acumular?

Al igual que se da a nuestro alrededor, en la mente, existirá la misma tendencia que exhibes hacia el exterior. Guardaras viejos patrones de pensamiento caducos para tu funcionamiento diario actual, usaras creencias dañinas e incómodas que te generan un gran malestar, pensamientos abandonados en un rincón, creencias inservibles para un crecimiento personal o para alcanzar la felicidad,… y todo ello, al igual que se da en tu hogar sin tener consciencia de su existencia.

Ponerte a reflexionar sobre estas ideas a desechar es una tarea apasionante a la vez que compleja ya que la misma mente que los crea y los usa es la que debe ser consciente de que requiere un cambio en ellos y debe elegirlos para desecharlos.

Para agilizar y facilitar la tarea te propongo elegir un cajón o una estantería, un cuarto o un armario para metafóricamente limpiar tu mente con consciencia usando los objetos perdidos dentro de tu casa. Selecciona un rincón con tendencia al abandono o a la acumulación y ocúpate de él con consciencia mientras piensas que lo que verdaderamente estás limpiando son los rincones de tu mente. Incluso puedes verbalizarlo para darle más poder en forma de afirmación.

Te sentirás profundamente liberado y ligero, como si te hubieras quitado un peso de encima.

Al igual que al enfrentar la limpieza mental, tu tarea ofrecerá resistencias.

Gestionar el apego a los objetos y la inversión emocional asociada a cada uno de ellos, el autoboicot, las dudas sobre que debe seguir en tu vida y que marcharse, la pereza ante tan ardua tarea, la postergación, etc. te hará más fuerte a la hora dejar ir esos pensamientos dañinos que te impiden crecer.

Hay que sacar lo viejo para dejar hueco a lo nuevo.

Libérate!

Frase: “El hombre nace libre, responsable y sin excusas.” · Jean Paul Sartre

ESCÚCHALO AQUÍ:

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.