DEPENDENCIA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA

Como seres sociales que somos, buscamos relacionarnos y compartir nuestra vida.

En esta sana elección encontramos complicaciones, pérdidas, retos, cesiones… que nos ponen en un brete.

Desde el enfoque de la autoestima se nos dice que tenemos que priorizarnos, elegirnos y ser lo más importante de nuestra vida, pero cuando tratamos de relacionarnos con autoestima con otras personas que nos rodean, con nuestras parejas, nuestros hijos, … vienen las dudas. ¿Estaré olvidándome de mi? ¿Es normal? ¿Soy egoísta al hacerlo si me elijo?

Encontrar un equilibrio se plantea difícil.

No perdernos, clave.

A veces en este camino social, creamos dependencia emocional. Un tema bastante común y complejo.

Algunos autores hablan de que la dependencia se creó cuando de niños nos fue negado el afecto, la atención o el amor, o éste fue insuficiente, generando una búsqueda crónica que se posa en las relaciones y que trata de suplir esa carencia afectiva interiorizada.

Nunca nadie podrá satisfacer esa demanda desde fuera. Solo tú puedes llenar ese vacío interior, esa falta de amor.

Para ello, para obtener ese amor, la persona es capaz de aguantar lo inaguantable, ceder y buscar la aprobación del otro, buscar constantemente agradar, obedecer o cumplir a pies juntillas, … olvidándose de quien realmente es en esa búsqueda y dejando de pensar y actuar por sí mismo quedando supeditado a alguien.

Esta dependencia se extiende más allá de las relaciones de pareja. También puede darse en amistades, compañeros, familia y personas de tu entorno.

Como en cualquier problema existen grados dentro de un continuo.

El desapego no es indiferencia ni desamor, es libertad y amor propio.

Aprender a estar solo, ser autosuficiente, decidir por ti mismo, no validar tus opiniones, trabajar la asertividad para poder expresarte, fijarte y responsabilizarte de tu propio bienestar y no en el de los otros, anteponerte a ti y tu bienestar por encima de la relación y quererte tú, son algunas de las recomendaciones que aquellas personas que tienden a ser dependientes pueden aprender y desarrollar, y ante la incapacidad o la dificultad para hacerlo, no lo dudes y pide ayuda, eso sí,  sin acabar enganchándote a tu terapeuta.

A veces se da ese soltar una relación para tratar de sustituirla por otra.

Sé autosuficiente, cree en ti y en tu poder y eso te hará libre.

Frase: “Una cosa es defender el lazo afectivo y otra muy distinta es ahorcarse con él” · Walter Riso

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“Desapegarse sin anestesia” · Walter Riso

El psicólogo Walter Riso nos explica en qué consiste el apego y sus causas, y nos proporciona las claves para enfrentarlo y prevenirlo, sin perder la pasión por alcanzar nuestros sueños y metas personales. A través de un lenguaje claro y accesible, con ejemplos y casos concretos, el autor nos invita a fortalecer la independencia emocional y crear un estilo de vida más libre y saludable.

No hay comentarios

Deje un comentario