SÍMBOLOS, RITUALES Y AUTOESTIMA

Vives en una realidad simbólica. Y lo que es real e innombrable lo hemos transformado en una realidad conceptual y abstracta porque codificamos e interpretamos lo que vivimos a través de un lenguaje simbólico. Y así las cosas han dejado de ser lo que verdaderamente son para transformarse en lo que decimos de ellas.

Los símbolos son representaciones acordadas socialmente sobre algo. Una bandera identifica a un país y es el símbolo de una cultura. El dinero simboliza el valor económico de las cosas. La cruz simboliza el cristianismo y los cristianos se identifican con ella. Pero la bandera solo es una tela y no el país, el dinero solo papel y no un valor real de las cosas, la cruz solo madera y no una religión.

Pero estamos tan inmersos en esa realidad simbólica que confundimos con lo real lo que solo son significados simbólicos, y nos identificamos tanto con ellos y los sentimos tan nuestros, ya se trate de la bandera, el dinero o la cruz por podemos llegar a matar o morir por ellos. Aunque curiosamente la muerte no es simbólica sino muy real.

Un ritual es un conjunto de acciones simbólicas asociadas a determinadas creencias con las que intentamos influir en la realidad. Son rituales la celebración de una boda, brindar en un aniversario, jurar bandera, encender una vela en el templo o clavar alfileres en un muñeco para hacer vudú. Todas las ceremonias y todos los hechizos son rituales.

Cada ritual tiene un significado y persigue una finalidad, aunque puede haberse olvidado o convertido en un gesto automático que a fuerza de ser repetido ha perdido el sentido original. Puede ser algo cotidiano e inocente como la carta a los reyes magos o tomar las doce uvas con las doce campanadas o puede ser algo complejo y sofisticado como la coronación de un rey o un exorcismo.

Por eso tal vez sea interesante que tengas tus propios rituales personales con significado propio y la intención consciente de movilizar tu inconsciente y hacer cambios en tu vida. Puedes hacer rituales para dormir bien y tener un sueño reparador, sentir seguridad y confianza en un examen, mejorar tu salud o ser feliz con tus relaciones.

Pero como tu inconsciente no participa de la lógica consciente vas a necesitar otros recursos simbólicos para entrar en comunicación con él.

Los sueños cargados de imágenes son una manera de expresión de tu inconsciente, por eso hacer visualizaciones y tener a la vista imágenes de aquello que deseas en tu vida te ayudaran a materializarlo.

La medicina no deja de ser la hechicería de la modernidad y su conjuro más logrado es el efecto placebo, con el que se pueden lograr determinadas curaciones con la fuerza de la fe y el uso de una sustancia inocua.

Las ideas obsesivas y las gestos compulsivos repetitivos son una manera de simbolizar algún tipo de conflicto que tu inconsciente trata de expresarte. Por eso trabajar con afirmaciones positivas y frases que repites sistemática e incansablemente hará que vayas introduciendo cambios en tu forma de percibir y sentir las cosas que te llevarán a actuar de otra manera.

Tu autoestima es real, porque está en el centro de tu existencia, y puedes hacer que crezca y se desarrolle si utilizas tus propios símbolos y rituales para influir en tu realidad interior, demostrándote que te valoras y te quieres, ellos pueden ser la llave con la que pones en marcha el motor de tu psiquismo.

FRASE: “El amor es el símbolo de la eternidad, confunde la noción del tiempo, borra la memoria del principio y el temor de un fin”. Germanine De Staël

ESCÚCHALO AQUÍ:

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.