RAZONES PARA VIVIR

¿Quién soy yo? ¿Qué hago aquí? Son las eternas preguntas que aunque tal vez te hayas hecho varias veces, posiblemente ya hayas olvidado por no encontrar una respuesta que te convenza. Pero que en algún momento de tu más o menos lejana adolescencia te cuestionaste sobre el sentido de tu existencia o las razones para vivir. Con esas preguntas buscabas aclararte para salir de la confusión entre el personaje o los personajes que has ido construyendo y representas y Quién Realmente Eres.

Es la segunda cuestión de la que hablaremos hoy. ¿Qué haces aquí? ¿Qué sentido tiene tu vida? ¿Para que has venido a vivir esta existencia?

Pienso que al menos existen cuatro respuestas. Cuatro razones para vivir.

La primera razón de tu existencia es que has venido para ser feliz. La felicidad es tu estado de ánimo natural, de la misma manera que la salud es el estado natural de tu biología. Y al igual que la enfermedad es solo una excepción a tu salud, el malestar, la angustia, la depresión o el sufrimiento son excepciones a tu felicidad. Ser feliz te corresponde por derecho propio y esta existencia es el escenario perfecto donde encontrar las ocasiones, personas y oportunidades para vivir y sentir esa felicidad. Porque la felicidad no es solo la reacción ante algo que te sucede, es más bien la elección emocional que tú haces al margen de las circunstancias que te rodean. La felicidad es el resultado inmediato de vivir tu vida de acuerdo con tus valores, tus decisiones y tus principios y cuando no lo haces así, simplemente te apagas. Además, ser feliz es tu mayor contribución social, sobretodo a las personas que amas. Porque nada desean más los que de verdad te quieren que verte feliz, porque cuando tú eres feliz todos lo notan y haces que su vida sea un poco mejor.

En segundo lugar has venido a experimentar el amor. A saber y sentir lo que es amar y ser amado. El amor es lo que da sentido a toda tu existencia y con él construyes o modificas tu realidad. Porque cuando amas, el amor lo explica todo y cuando dejas de amar todo pierde su sentido. Puede ser el amor a otra persona, tu pareja, tu hijo o el genero humano en general, puede tratarse del amor a tu perro, al lugar en el que vives, al trabajo que haces, a tus valores personales o a la propia vida. En el fondo siempre se trata del amor a ti mismo. Porque solo así el amor fluye e impregna todo aquello que piensas, sientes y haces. El amor es una energía de elevada vibración con la qué recuerdas la razón por la que viniste a vivir. Pero solo puedes dar amor si antes lo tienes y eso significa que para poder amar antes has de ser capaz de amarte, que para poder reconocer y aceptar el amor de otras personas tienes primero que amarte a ti mismo. Si esto no es así harás del amor un sentimiento ridículo, una debilidad o una burla.

También has venido a aprender, esa es la tercera razón. Cada experiencia, cada encuentro, cada interacción con tu realidad son oportunidades para aprender. Vivir es experimentar. Y solo podemos aprender experimentando. Acumular información no es aprender, el aprendizaje solo tiene poder de transformación mediante la experiencia. Y en esta vida puedes experimentar la belleza, la alegría, el amor, la soledad, el poder, el presente, la muerte o el dolor… Cada situación que vives te permite aprender, tu propia vida se convierte en un laboratorio donde aprender por ensayo y error. Y con cada aprendizaje vas elaborando la mejor versión de ti, creciendo y construyéndote a ti.

Por último has venido para dejar esta realidad mejor de lo que te la encontraste. Tu existencia tiene la función de mejorar el mundo y el planeta. Es tu contribución para construir una realidad mejor que dejar en herencia a las futuras generaciones. Pero esta cuarta razón solo es posible si has cumplido con las tres anteriores. En realidad, es el resultado lógico de haberlas logrado. Ten por seguro que si has sido feliz, has amado y te has dejado amar y has aprovechado para aprender, a tu marcha, este mundo será un poco mejor.

FRASE: “Aquel que tiene un por qué para vivir, se puede enfrentar a los cómos”. Friedrich Nietzche

4 Comments
  • Anonimo
    Posted at 19:15h, 28 noviembre

    Se podría vivir la vida sin motivo? Siento que como yo hay más personas que están cansadas de buscar motivos para vivir…

  • Anónimo
    Posted at 06:43h, 28 agosto

    Creo que si todo lo perdemos cuando morimos, vivimos por nada.

  • Anónimo
    Posted at 20:40h, 19 marzo

    no me convence

    • Anónimo
      Posted at 01:54h, 27 agosto

      eso es porque piensas

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?