¿POR QUÉ TE MIENTEN?

¿Por qué te mienten?, ¿por qué otras personas, pareja, hijos, familiares, amigos, compañeros, socios, jefes, políticos,… te esconden la verdad?, ¿por qué se arriesgan a defraudarte, enfadarte, perderte o a herirte? ¿Por qué te mienten si en el fondo saben que con una mentira puede irse lejos pero sin esperanzas de volver?

Pueden mentirte porque en el fondo tú eres un medio para conseguir sus fines. Te necesitan para lograr lo que quieren y te usan como un instrumento circunstancial para obtenerlo. Quieren tu voto, tu dinero, tu cuerpo o tu atención y no vacilan en manipularte hasta obtenerlo. Mienten cuando te dicen que sus intenciones se basan en un amor incondicional. Mienten cuando te adulan y te dicen lo que quieres oír. Engulles de un sorbo la mentira que te elogia y bebes gota a gota la verdad que te amarga.

Pueden mentirte porque creen protegerte con la mentira, porque como el médico que no revela el diagnóstico, consideran que es mejor para ti que no sepas la verdad. Te consideran incapaz de afrontarla, te consideran débil, inmaduro o incapaz de enfrentarte a la cruda realidad. No te dan malas noticias porque opinan que te derrumbarás, que no resistirás.

Pueden mentirte porque tienen miedo a tu respuesta si te dicen la verdad, a que te enojes y las consecuencias de tu enfado sean muy negativas para ellos. Como el niño que esconde las malas notas porque le asusta la reacción de sus padres. Como el adolescente que niega que haya probado el alcohol o las drogas por miedo a una respuesta desmedida en casa. Si no eres capaz de soportar la verdad, te mentirán más a menudo.

Pueden mentirte porque también se mienten a sí mismos continuamente. Son personas que se han instalado en la mentira en sus vidas y las han construido a partir de ellas. Son capaces de rezar y mentir usando la misma boca. Te hablan a ti como se hablan a sí mismos. Comparten contigo sus medias verdades, sus manipulaciones y sus ensoñaciones. Buscan estar junto a ti en una mentira compartida

Pueden mentirte porque son inmaduros, no distinguen el bien del mal, como niños que consideran que no es tan grave mentir. No han desarrollado los valores, la coherencia y la sinceridad propios del adulto. Pueden mentirte por falta de autoestima, por vergüenza a reconocer una verdad cuyo amor propio no se atreve a aceptar.

Por último, pueden mentirte porque saben que no va a pasar nada si descubres la mentira, que no vas a responder, no va a haber consecuencias por haberte manipulado. No van a pagar ningún precio por mentirte, no te van a perder, no pasará nada.

Frase: “Una mentira no tendría sentido si la verdad no fuera percibida como peligrosa”. Alfred Adler, psicólogo

ESCÚCHALO AQUÍ:

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.