INCERTIDUMBRE Y CISNES NEGROS

La incertidumbre es lo que sentimos cuando salimos de la zona de confort. Dentro de ella tenemos la fantasía y la sensación de encontraros seguros y tranquilos. La zona de confort no es en realidad un espacio físico, son un territorio mental e imaginario, donde todo resulta predecible, conocido y familiar. Una especie de “corralito psicológico” estable y previsible. Sin cambios ni sorpresas que amenacen el orden interno.

Los “Cisnes Negros” se mueven como fantasmas silenciosos fuera de la zona de confort. Hasta que irrumpen dentro de ella. Nassim Nicholas Taleb el creador de la “Teoría del Cisne Negro”, llama así a los sucesos imprevistos y sorprendentes, que tienen una alta repercusión en nuestras vidas y que solo explicamos a posteriori, una vez que han pasado. Los llama así, porque parece ser que hasta la llegada de los primeros exploradores al continente australiano todos los cisnes conocidos en Europa eran blancos.

Taleb afirma que los grandes hechos que han marcado cambios y etapas en la historia, la ciencia, la cultura o la filosofía han sido Cisnes Negros. Son ejemplos los ataques del 11-S, internet, Facebook y whatsapp, el ordenador personal, el Brexit o la reciente elección del presidente Trump que ninguna encuesta pronosticó. Hay también Cisnes Negros en el mundo de las empresas como Google, Zara, IKEA, Amazon y Ryanair que han cambiado las reglas del juego en los negocios, la forma de comprar y los precios.

Y por supuesto existen Cisnes Negros en el ámbito personal. Posiblemente todo aquello importante que ha transformado nuestra vida de una forma significativa haya sido uno de ellos. Piensa por ejemplo en la elección de tu pareja, los cambios en el trabajo, las crisis o enfermedades que pusieron “patas arriba” tu realidad o cuando te fuiste a vivir lejos de los tuyos.

Es importante recordar que la zona de confort es imaginaria, mientras que la incertidumbre y los Cisnes Negros son reales. Habitar la zona de confort es vivir en un estado opiáceo e ilusorio del que la presencia del Cisne Negro nos saca en un instante.

La Vida está en la zona de incertidumbre. Si has llegado hasta donde estás hoy y sientes satisfacción con tu vida actual, ha sido gracias a tus incursiones en la zona de incertidumbre.

En la zona de incertidumbre hay retos, desafíos, riesgos y amenazas. Encontrarás, dragones, Cisnes Negros. Y es también el espacio para la magia y los milagros. Allí se producen las curaciones espontaneas que nadie sabe explicar, los premios de la lotería, el encuentro con “tu alma gemela”, todos los fenómenos imposibles que explicamos recurriendo a la suerte o las sincronías.

La zona de confort es como la cueva del mito de Platón, donde sus habitantes confundían las sombras proyectadas por el fuego con la realidad y vivían encadenados sin poder salir al exterior. Sin embargo, la vida y lo real es lo que hay fuera. Es en la zona de incertidumbre donde se abren las infinitas posibilidades, donde se producen las experiencias más creativas y donde se entra en la locura.

Tu misión es mantener un sano y delicado equilibrio entre una zona y la otra. En no dejar que la falsa seguridad te ahogue y tener el valor de tomar aire en la zona de incertidumbre, sin perderte por ella.

Frase: “En la incertidumbre encontrarás la libertad para crear cualquier cosa” · Deepak Chopra

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“El cisne negro” · Nassim Nicholas Taleb

Qué es un cisne negro? Para empezar, es un suceso improbable, sus consecuencias son importantes y todas las explicaciones que se puedan ofrecer a posteriori no tienen en cuenta el azar y sólo buscan encajar lo imprevisible en un modelo perfecto. El éxito de Google y You Tube, y hasta ell 11-S, son “cisnes negros”. Para Nassim Nicholas Taleb, los cisnes negros son parte integrante de nuestro mundo, desde el auge de las religiones hasta los acontecimientos de nuestra vida personal. ¿Por qué no podemos identificar este fenómeno hasta que ya ha sucedido? Según el autor, ello se debe a que los humanos nos empeñamos en investigar las cosas ya sabidas, olvidándonos de lo que desconocemos. Ello nos impide reconocer las oportunidades y nos hace demasiado vulnerables al impulso de simplificar, narrar y categorizar, olvidándonos de recompensar a quienes saben imaginar lo “imposible”. Elegante, sorprendente, y con reflexiones de alcance universal, El cisne negro transformará nuestra manera de mirar el mundo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.