VIDEOJUEGOS, RIESGOS Y OPORTUNIDADES

Los videojuegos han venido para quedarse y para ser uno de los líderes de nuestro ocio. El mundo de los videojuegos empezó siendo un entretenimiento creado por unos pocos  y creado para unos pocos para convertirse en un entretenimiento que crean muchos y lo crean para muchos. No podemos negar este mundo, hay que conocerlo. Su capacidad pedagógica, de entretenimiento, influencia, culturización y socialización ya es tremenda.

Los videojuegos, como todo lo complejo, tienen sus dos caras: sus riesgos y sus oportunidades. Entre los peligros más importantes está su poder adictivo. Puede causar adicción como todo lo que genera placer: el goce visual y musical de jugar, la adrenalina de competir, la chispa de relacionarse con otra gente, el escapismo de vivir dentro de muchas historias,… El adicto a los videojuegos se aísla socialmente, aparca estudios y trabajo y se obsesiona con el consumo masivo de nuevos juegos.

Hay otros peligros como considerar que el contacto con otras personas a través de los videojuegos, por ejemplo a través de la comunicación on line es distinto al contacto físico, cara a cara. Se bajan por tanto las defensas en el contacto con desconocidos, a los que se les trata con una familiaridad demasiado precoz. Se utiliza un lenguaje y unos modales distintos a la que tendríamos cara a cara. Se insulta más fácilmente, se presenta uno con identidades adornadas o directamente falsas, se hacen trampas o se sabotean los juegos. El uso de los videojuegos también es la vida real y eso hay que explicárselo a los niños cuando se inician en este mundo.

Afortunadamente los peligros, aún siendo reales y relativamente frecuentes, no están en la práctica por encima de las virtudes y elementos positivos de los videojuegos. En lo positivo, el jugador de videojuegos se entrena en tomar decisiones que luego tienen consecuencias que ha de asumir, se entrena en actuar y relacionarse bien, en hacer cosas para conseguir objetivos y ve recompensa a su esfuerzo por medio de la victoria o la conquista de metas.

A través de los videojuegos también se adquieren nuevos aprendizajes, se tiene contacto directo con otros lenguajes, con el uso y dominio de la tecnología presente y futura y se adquieren técnicas y rutinas que luego se trasladan a otros dispositivos como el ordenador. Por último, a través de los videojuegos on line se abren oportunidades de relación con personas de otras culturas y lugares con los que se comunican y cooperan o compiten. Los videojuegos on line hacen el mundo menos gigante y más accesible, más conocible y menos extraño. Abre la posibilidad de socialización a extremos hace años inimaginables. Puede asustar por desconocido, como antes lo hicieron otros adelantos tecnológicos, de ahí la importancia de conocerlo y familiarizarse con él.

Frase: “Los juegos infantiles no son tales juegos, sino sus más serias actividades” · Michel de Montaigne

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“Sim City

SimCity es una serie de videojuegos de construcción de ciudades. La temática de los juegos de la serie se enfoca en la creación, gestión y evolución de ciudades. El juego consiste exactamente en crear para abastecer.

El jugador empieza en un mapa en blanco, y debe iniciar, abastecer y expandir una ciudad con el presupuesto con que dispone. La ciudad debe brindar a sus ciudadanos los servicios básicos que requieran, como acueducto, energía eléctrica y, gestión de residuos urbanos. Además de los servicios elementales, los ciudadanos deben tener acceso a salud, educación, seguridad, y sitios de esparcimiento, representados todos ellos mediante diferentes edificios….

La fuente principal de ingresos monetarios de la ciudad son los impuestos, que pueden alterarse con diferentes resultados. Algunas otras formas de obtener ingresos son la venta de servicios a ciudades vecinas, y la ubicación de edificios especiales dentro de la ciudad (casinos, bases militares, etc.).

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.