Ten objetivos claros - Parentepsis
36060
post-template-default,single,single-post,postid-36060,single-format-standard,bridge-core-2.4.9,ajax_leftright,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1400,side_menu_slide_from_right,footer_responsive_adv,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-23.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Ten objetivos claros

Decía Séneca que no hay viento favorable para quien no sabe dónde va. Una vida sin metas da lugar a sensación de vacío o de baja satisfacción personal. Sin un objetivo claro, resolverás los problemas que se presenten de forma reactiva y buscarás consuelo en satisfacciones efímeras. Un objetivo claro te dará dirección, significado, motivación y satisfacción. Te propongo los siguientes pasos para definir tus metas:

Prioriza, no puedes llegar a a todo. En el supermercado de la vida hay muchos “productos” apetecibles pero nuestros recursos son limitados y hemos de elegir. Esta elección es a veces complicada porque puedes vivirla con pánico a descartar cosas buenas. Recuerda que con los grandes objetivos, aquellos por los que merece la pena luchar y arriesgarse, ocurre que a partir de cierto punto no hay retorno. La meta por la que merece la pena luchar te pide compromiso. Es la señal de que realmente lo quieres, que es muy valioso para ti y que te vas a involucrar de verdad con su consecución.

No confundas metas con deseos, no es lo mismo todo lo que te gustaría conseguir que lo que realmente quieres. Mil rutas se apartan del objetivo elegido, sólo una llega a él. Los deseos suelen ser obstáculos para los objetivos, distracciones que te confunden y te alejan de la meta que has de priorizar. Un capricho puntual o la promesa de un atajo son cantos de sirena que te hipnotizarán para que cambies el rumbo y te alejes de tu objetivo principal.

No confundas muchas señales externas de fama con el éxito verdadero. Estas señales externas pueden ser luces brillantes y cautivadoras o también triunfos que hacen felices a otros pero no son tu objetivo real. Está bien tener un gran coche o una gran casa, pero a veces estas señales externas son pseudo-objetivos, sustitutivos de tu gran objetivo, que siempre tienen un significado para ti más interno que externo.

No descartes un objetivo por considerarlo inalcanzable, recuerda que con un listón alto se desarrollan más todas tus capacidades. Cuánto más alto coloques tu meta, más crecerás. Así que no te quejes de los obstáculos, pues cuando consigas tu objetivo amarás el camino que recorriste para lograrlo. Es el tipo de éxito que deseo para tu vida.

ESCÚCHALO AQUÍ:

“El hombre más lento, que no pierde de vista el fin, va siempre más veloz que el que vaya sin perseguir un punto fijo”

Gotthold Ephraim Lessing

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.