MIEDO AL COLEGIO

Llega septiembre y los niños retornan a clase, ya sea porque inician su travesía académica, cambian de colegio o vuelven a la escuela del año anterior. Como los adultos que vuelven al trabajo tras las vacaciones hay un proceso de cambio que cuesta afrontar, mezclado de cierta pereza y nostalgia por el descanso. Nada que no se supere poco a poco tras unos días de actividad. Hay otro proceso en algunos niños relacionado con la vuelta al cole que es más problemático y que puede acarrear consecuencias importantes si no se trata a tiempo: es el miedo al colegio.

No se trata de un rechazo a ir al colegio, una decisión más o menos consciente del niño de negarse a acudir a la escuela. Es un miedo irracional, exagerado. Una sensación de ansiedad que le supera y que le vence si los adultos no le ayudamos. El miedo le provoca síntomas físicos como sudoración, tensión muscular, dolor de barriga o alteración de sueño o apetito. Síntomas que el pediatra descarta que estén relacionados con una base fisiológica. Provoca conductas negativas como montar escándalos, gritar y llorar, cuando ha de entrar en el recinto escolar. Son conductas dramáticas y espectaculares, que padres y profesores temen que aparezcan y que provoquen en el niño algún tipo de trauma psicológico. Provoca pensamientos de impotencia en el niño, que tiende a repetir constantemente que no puede ir a la escuela, que es verdad, que le creamos. Y es verdad, tiene un miedo aterrador a ir a la escuela, pero no es verdad que no pueda superarlo.

Como padres y educadores intentamos entender porqué aparece dicho miedo y nos encontramos con que hay muchas razones y no hay ninguna. Sobre el ámbito meramente escolar, ¿tiene el niño problemas en el colegio? ¿Le molestan otros niños? ¿Tiene dificultades para seguir el ritmo académico de sus compañeros? ¿Algún profesor le da miedo? En el ámbito familiar, ¿tiene ansiedad de separación? ¿Está tan a gusto en casa que no quiere salir de ella? ¿Le preocupa que sus padres no vengan a recogerlo? ¿O que les pase algo malo mientras está en clase? A nivel personal, ¿es un niño miedoso, hipersensible? ¿Estuvo enfermo y le cuesta retomar la rutina en el colegio? ¿Viene de unas buenas vacaciones? ¿Está sobreprotegido? Nos hemos encontrado con todas estas razones, pero la clave no está en el porqué aparece sino en el cómo superarlo.

La primera indicación, la que nos ha de guiar en el resto de actuaciones, es que los miedos se superan afrontándolos. Es decir, el niño ha de ir al colegio y cuanto antes mejor. Ya sea por sí mismos, o con ayuda de profesionales, los padres no pueden dejar pasar demasiado tiempo sin que el niño vaya al colegio porque el miedo se fortalece y se corre el riesgo de perder un año académico o perder un entorno de amigos que luego cuesta recuperar. La superación de este miedo, su afrontamiento exitoso por parte del niño requiere de la ayuda de sus padres y de sus educadores, con una técnica que requiere dos elementos.

Por un lado, comprensión y paciencia porque no es una simulación ni es una dificultad que se irá de la noche a la mañana. No juzgar, no castigar, no utilizar la coacción y sí explicar, acompañar y apoyar. Por otro lado, cuando ya se le ha explicado al niño lo que le ocurre y qué debe hacer para superarlo, ser firmes y sistemáticos para conseguir que vuelva a clase y supere el miedo en el único lugar donde puede hacerlo: la propia clase. A los padres y educadores les recomiendo no dejarse contagiar por rabietas, somatizaciones y miedo a posibles traumas. Si no superan este paso, el niño les habrá contagiado y se mostrarán igual de impotentes que él. La vergüenza a las escenitas en la puerta del cole o a lo que puedan opinar otros padres y compañeros de clase no son más importante que la vuelta a la normalidad y al lugar al que le corresponde estar: su asiento en su clase. El miedo al colegio se convertirá en un recuerdo de algo que fue más teatral que grave. Superará esta dificultad y seguirá su crecimiento académico, social y psicológico con éxito.

Frase: “No hay medicina para el miedo.” · Proverbio escocés

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“A qué tienen miedo los niños” · Elena Berazaluce y Estibaliz Diego

¿Se ha preguntado alguna vez de dónde vienen sus miedos? ¿Recuerda haberse sentido totalmente indefenso en la oscuridad de la noche siendo niño? ¿Ha encontrado la mejor manera de ayudar a su hijo a superar sus temores? ¿Sabe por qué su hijo tiene miedo a dormir solo, a separarse de ustedes, a determinados animales, a la muerte y a la enfermedad, a las tormentas, a los extraños, a las máscaras o a la escuela? Para dar respuesta a todas estas preguntas se hace un recorrido a lo largo del desarrollo evolutivo del niño desde que nace hasta su llegada a la pubertad, detallando minuciosamente el origen, el desarrollo y las consecuencias de los miedos. El objetivo principal es ofrecer al lector pautas de actuación eficaces con las que ayude a su hijo a enfrentarse y combatir sus miedos de una forma sencilla y acorde con los principios de la psicología.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.