LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE TU VIDA

En una de las escenas más impactantes y aleccionadoras de la película “El club de la lucha”, uno de los protagonistas apunta con un arma a un joven indefenso al que ha expulsado violentamente de la tienda donde trabaja y le grita que va a morir. Lo que en un principio parece ser un acto criminal lleno de hostilidad y violencia gratuitas poco a poco se va transformando en una oportunidad única en la vida del joven dependiente, en una invitación desde un acontecimiento crítico y con sentido que el protagonista ha provocado para que el chico asuma algo que hasta ese momento no hacía: que no es inmortal y que él decide qué hacer con el tiempo que se le ha dado. A qué se quiere dedicar, dónde quiere vivir, a quién quiere amar.

“Vas a morir”, le espeta el protagonista. Este hecho innegociable e inesquivable puede ser un generador de temor para el resto de su vida o un motivador que le ayude a vivir de forma más positiva y enriquecedora. Como dice el maestro Dyer, “se trata de tu vida, haz con ella lo que quieras”. El joven de la película, con el arma apuntándole a modo de juez que espera una respuesta para dictar sentencia, ha de tomar la decisión más crucial: hacerse cargo de su vida con un objetivo concreto, ser feliz. Posiblemente, si se decanta por ello, cuando ya no le amenacen con una pistola, se quedará solo en la tarea. Que no espere mucha ayuda desde el exterior ya que no hay un plan sistemático ahí fuera para fomentar la libertad y responsabilidad personal. Al contrario, más bien parece que el mundo se muestra cómodo fomentando la dependencia y la sumisión acrítica a un control externo.

Si tú, como el joven de la película, decides tomar el camino de la libertad y responsabilidad para hacerte cargo de tu vida has de saber que es un camino que has de andarlo tú. No hay otra manera. Encontrarás compañeros de viaje, maestros y modelos, con los que compartirás momentos inolvidables en la búsqueda de tu felicidad. Te encontrarás eligiendo la salud por encima de la enfermedad, escogiendo los pensamientos positivos por encima de los negativos, buscando la acción y el dinamismo por encima de la inmovilidad. Vivirás el presente sin excusarte en tus culpas del pasado y sin huir a la ilusión sin miedos del futuro. Utilizarás tu vida, el tiempo que se te ha concedido, para motivarte desde tu crecimiento. Como en la parábola de la Biblia, se te dio un talento y lo convertiste en tres.

Esta decisión es ahora. No hay un momento mejor que éste, donde sea más fácil responsabilizarte de ti, donde las circunstancias se alineen a tu favor ya que eso ocurre después de asumir tu vida, no antes. No será más fácil cuando tengas un título universitario, cuando ganes determinado sueldo, cuando estés casado o cuando te divorcies, cuando tengas hijos o cuando sean mayores y se independicen, cuando encuentres un trabajo o te jubiles, cuando seas más guapa o más alto. No es que necesites todo esto para ser feliz. Es que como eres feliz, lo creas. Creas tu independencia, tu belleza, tu salud, tus logros y tus relaciones. No tiene que ser fácil, tiene que valer la pena porque es tu vida.

Esta decisión tampoco esperará a que te dé permiso tu padre, tu madre, tu pareja, tus hijos, tu jefa, tu socio, tus amigos, tu profesora, tu confesor, tus vecinos, tu psicólogo, tu doctora, tu país, tu alcalde, tus ídolos,… La aprobación de los demás para hacerte cargo de tu vida no es una necesidad real, es tu excusa para no decidir. Empieza a fiarte de ti. Empieza a decir NO si el único objetivo del SÍ era buscar la aprobación de otros. Recuerda: si no tienes tu vida, ¿qué tienes?

FRASE: “Debes saber, no temer, saber que algún día morirás. Y hasta que no entiendas eso, eres inútil”. El club de la lucha

ESCÚCHALO AQUÍ:

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.