FALSA AUTOESTIMA

La autoestima es la relación que mantienes contigo. Es una relación permanente e irrenunciable, porque no puedes “divorciarte” de ti. Puede que sea una relación consciente o inconsciente, pero continuamente te estás hablando, comentando y opinando sobre todo lo que te sucede y vives, mientras das valor emocional positivo o negativo a cada experiencia.

Lo que generalmente se entiende por autoestima, es una relación intrapersonal buena y sana. La persona se habla a sí misma en un tono amable y compresivo, presta atención a los logros y lo momentos de bienestar, está de buen humor, valora positivamente cada experiencia, no pierde el tiempo en quejas, culpas o críticas y está centrada en el presente y el ahora. Dyer, en el último capítulo del clásico “Tus zonas erróneas” , describe de forma detallada el perfil de una persona libre de zonas erróneas, o lo que es lo mismo, con una autoestima sana.

El resultado emocional de una buena autoestima es siempre una felicidad incuestionable, o lo que es lo mismo, emociones de alegría y serenidad.

La autoestima tiene mucho valor personal y social. Supone un trabajo constante y un entrenamiento continuo, porque es fácil distraerse de lo verdaderamente importante: la coherencia personal y la felicidad, perdiendo el momento presente. La verdadera autoestima no entiende de atajos. Es una carrera de fondo, que requiere aguante, disciplina, resistencia y paciencia. Pero obtenerla vale la pena.

Hay determinados comportamientos que algunas personas confunden con autoestima.

  • Soberbia: Arrogantes, distantes y marcando superioridad con los demás, a veces se malinterpreta como autoestima. Es un error. El soberbio no trasmite sentimiento de alegría y mucho menos de serenidad, parece todo menos feliz. Su frialdad y orgullo dejan entrever cierta amargura solitaria.
  • Ostentación: Necesita público en el que despertar envidia, por eso restriega ante los ojos de los demás todos sus “juguetes y trofeos”. El placer no está en haberlos logrado, el placer emerge al ser envidiado. Esto indica una pobre relación intrapersonal y dependencia de los demás para sentirse valorado.
  • Eufórico: Trasmite una alegría desproporcionada y en muchos casos irreal. Su alegría es exagerada y la serenidad brilla por su ausencia. Esta con las revoluciones subidas, emocionalmente trasmite exceso, dramatismo y tienen algo de grotesco.
  • Narcisista: Se siente “el mejor”, el que siempre tiene razón y es “especial”. Y su ombligo es el centro del universo. Generalmente su trato es grosero y abusivo. Los demás son simples medios para su entretenimiento o su satisfacción personal, pudiendo llegar a cierto sadismo. Está en la otra punta de la autoestima.
  • Superficial: Trasmite una alegría vacía. Su discurso suena hueco. Y con su jiji-jaja intenta tapar una vida carente de sentido y valor personal. Es como si intentará demostrar lo bien que está. Y necesita que alguien le crea. Cualquier cosa le vale mientras le distraiga de su propio vacío y sin sentido interior.

Ninguna de las descritas como falsas autoestimas son sinónimo de felicidad. Ninguna trasmite serenidad. Es habitual que todas manifiesten falta de aceptación de la propia realidad. Y no hay que olvidar que se trata de “disfraces” para disimular y tapar el verdadero sentimiento de malestar e infravaloración que estas personas tienen cuando se quedan solas con ellas mismas.

Frase: “Con cada pensamiento estás creando tu futuro” · Louise L. Hay

ESCÚCHALO AQUÍ:


RECOMENDACIÓN:

Tus zonas erróneas” · Wayne Dyer

¿Tienes a veces la sensación de estar desbordado por la existencia? ¿Paralizado por compromisos -afectivos, laborales…- que ya no te satisfacen? ¿Dominado por complejos de culpa o inseguridad? No proyectes tu insatisfacción en otros, la causa está en ti, en las zonas erróneas de tu personalidad, que te bloquean e impiden que te realices. Esta obra, quizá la más leída y respetada de toda la literatura de autoayuda, muestra dónde se encuentran, qué significan y cómo superarlas. Todo ello contado con la amenidad y sencillez de quien sabe que puede cooperar en la mejora de la vida de los otros. Saborea este libro y no te niegues la posibilidad de ser un poco mejor y mucho más feliz.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.