ENTRA EN TU VIDA

¿Te sientes mal? Descentrado, alienado, deprimido, enrabietado, con la sensación de que algo no encaja en tu vida, que se te está escapando un dato, una clave, una solución que sientes rozar con los dedos pero que nunca llegas a alcanzar. Consiguiendo buenos resultados a veces, malos en otras ocasiones, pero sin la sensación de plenitud por vivir las acciones que te llevan a dichas metas. Consiguiendo halagos de otras personas, recibiendo críticas en otras ocasiones, pero sin la sensación de estar conectado a esas personas. Consiguiendo tranquilidad a veces, sintiéndote nervioso en otras, pero sin la sensación de paz interior y seguridad permanente.

Parece que sigues un manual, recetas y trucos de cómo se debe vivir la vida para tener éxito, ser feliz, encontrar a tu pareja ideal, ser buenos padres, ganar dinero o parecer eternamente joven. Y sin embargo, siguiendo el manual, repitiendo conductas que a otros les pudo servir para llegar a dichas metas, no acabas de sentirte bien viviendo tu vida. ¿Dónde está la pieza que falta para completar el puzle?, ¿qué se te escapa? Puede que todo sea más sencillo. Puede que simplemente no estás viviendo del todo tu vida, que en el día a día te hayas ido desajustando, paso a paso, decisión a decisión, te has ido alejando poco a poco de ti. Tan lejos que ya ni te ves, no te reconoces en lo que haces, en con quién te relacionas y en cómo te sientes. Tan descentrado que has dejado de ser tú.

Es difícil que uno se detenga, reflexione y vuelva a centrarse en sí mismo. Muchas veces necesitamos que algún suceso, que en un principio catalogamos como negativo, nos haga frenar y resituarnos. Un despido, un desengaño amoroso, una pérdida de un ser querido, un plan frustrado, un negocio fallido,… pueden ser vividos como hechos trágicos, fatalidades del destino y excusas para el victimismo, la ira o la autoindulgencia o pueden ser el inicio de un cambio donde la meta es uno mismo, volver a centrar tu vida en ti. A veces nos rescata otra persona, alguien con el poder suficiente sobre nosotros para ayudarnos a cambiar el rumbo de nuevo. Alguien al que amamos, alguien cuyos consejos valoramos, alguien que nos sirve de ejemplo porque ya ha llegado a donde nosotros queremos llegar.

¿Qué significa encontrarse?, ¿qué es en realidad volver a centrarte en ti mismo? Significa colocar en el centro de tu vida tu éxito y felicidad, por encima de todas las cosas y personas. Si a esto último le llamabas antes egoísmo es porque no estabas centrado en ti. Así de simple. Que tú te pongas en el centro de tu vida, que seas la medida de tus relaciones, tu trabajo y tu éxito no es un acto egoísta, es el mejor favor que le puedes hacer al mundo ya que en el mundo ya hay demasiadas personas descentradas de sí mismas, perdidas, sin la vivencia de paz, seguridad y bienestar que podrían regalar a otros y ser modelo con su ejemplo. Que volver a centrarte en ti provoque inicialmente conflictos, pérdidas y errores no es en sí mismo malo. No es una medida de maldad o de fracaso en tus actos. Es el derecho que tienes a ocupar tu lugar en el mundo, el grito que proclama tu decisión firme a ser feliz y a responsabilizarte de tu vida. Para esto no necesitas a nadie más que a ti mismo, ya no buscas héroes, salvadores ni jefes. No es una oda a la soledad y al egocentrismo, es un canto a la independencia como única manera de relacionarte genuinamente con los demás. Ya es hora de volver a ajustar el GPS interno con el que te orientas por tu vida. Apunta. Nuevo destino: YO. 

FRASE: “Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es”.
Jean Paul Sartre

ESCÚCHALO AQUÍ:

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.