Conectar y empatizar para comunicar

Pasamos el día hablando con, y escuchando a otras personas, escribiéndoles y leyendo sus mensajes a través del teléfono, escribiéndoles y leyendo sus correos electrónicos. Y lo hacemos durante años. Cualquiera que practique una actividad con tanta frecuencia y con tanta insistencia durante años, acaba convirtiéndose en una experta en esa actividad: una consumada violinista, una deportista de élite, o una gran artista. Si la práctica nos convierte en expertos y expertas, ¿se puede decir que somos expertos y expertas en comunicación? La gran cantidad de malentendidos que se producen día a día, nuestras dificultades para expresar lo que pensamos o sentimos, y los mensajes contradictorios que recibimos en ocasiones, son una demostración de que no basta hablar, escuchar, escribir y leer mucho para convertirnos en buenos comunicadores y comunicadoras.

En su libro If I understood you, would I have this look on my face?, el actor Alan Alda, conocido por interpretar a Hawkeye Pierce en la serie M*A*S*H, reflexiona sobre las claves de la comunicación. Y lo hace sobre la base de su experiencia como actor y como divulgador científico.

La primera clave, nos propone Alda, está en conectar con la otra persona, es decir, tener tan presente a la otra persona que permitimos que nos lleguen sus palabras, pero también su tono de voz, su lenguaje corporal, el lugar que buscan para colocarse, etc. Para comunicarse con otras personas es imprescindible dar muestras de que estamos dispuestos a dejarnos cambiar o influir por la otra persona. De esa manera les transmitimos que son un elemento crucial en la transacción de mensajes. Comunicarse con otras personas no es lanzarles palabras y frases, habladas o escritas; es demostrar la disposición a dejarnos influir y cambiar por la otra persona.

La segunda clave de la comunicación que nos propone Alda es la empatía, la capacidad para ponerse en el lugar de la otra persona, y entender cómo vive una situación: lo que siente, lo que piensa, lo que quiere. La empatía es uno de esos aspectos que nos distingue más claramente de otros animales, uno de esos aspectos que nos hace humanos. Cuando demostramos nuestra empatía hacia otra persona demostramos nuestra humanidad, y demostramos que tenemos presentes y entendemos sus sentimientos, sus pensamientos y sus deseos.

Cuanto más conectemos con la otra persona de esta manera, más invitamos a la otra persona a conectar con nosotros de la misma manera. Cuando escuchamos conectando con la otra persona, y cuando comunicamos empatizando con otra persona, invitamos a esa persona a escuchar conectada con nosotros y la invitamos a empatizar con nosotros. El habla y la escucha conectadas y empáticas son habla y escucha contagiosas.

Cuando nos comunicamos buscando conectar y empatizar facilitamos la comunicación, facilitamos la expresión de emociones y pensamientos, mejoramos las probabilidades de que el mensaje llegue al receptor como pretendíamos y reducimos el riesgo de malentendidos. Y si se producen, es más simple y agradable corregirlos.

ESCÚCHALO AQUÍ:

«El mayor de los problemas en la comunicación es la ilusión de que ha tenido lugar»

Atribuido a George Bernard Shaw

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.