AUTOSABOTAJE

No hay mejor señal de la propia autoestima que el sentirte valioso, digno y con el derecho a ser feliz. También el sentirte eficaz, capacitado y con poder para conseguir lo que quieres. Decía Ashley Montagu que el fracaso personal más profundo que podemos padecer las personas es que haya una gran diferencia entre lo que somos capaces de llegar a ser y lo que hemos terminado siendo. Esa diferencia entre quien eres y quien puedes llegar a ser es el mayor autosabotaje que te puedes hacer a ti mismo. No hay mayor perjuicio y pérdida que la que te autoinflinges por no creer en ti, por no sentirte merecedor de la mejor versión de ti mismo.

El autosabotaje, el boicot a tu propia valía suele iniciarse con la creencia de que en el fondo no vales nada y que vas a ser incapaz de cuidar de ti mismo. Es una creencia que te lleva a pedir permiso por cada paso que des y a pedir perdón por cada error que cometas. Te hace vivir con sensación de carencia, de que siempre te va a faltar algo para tener éxito cuando realmente todo lo que necesitas ya está dentro de ti. La solución a este autosabotaje está en la confianza en ti mismo, en la convicción que vas a alcanzar todo aquello que te propongas.

Otro autosabotaje habitual se da cuando eres adicto a la aprobación de los demás. Cuando internamente crees que los demás valen, y tú no vales. Esta creencia te lleva a hacer lo que otros creen que es lo mejor para ti en lugar de hacer lo que realmente quieres. También te lleva a copiar la vida, las metas y los sueños de los demás, de personas que consideras más válidas que tú. El autosabotaje consiste en buscar la solución a tus problemas fuera de ti, cuando siempre las respuestas están dentro de ti. Sólo necesitas el coraje de escucharte y aceptar quién eres.

La autoestima no se da, se adquiere con las decisiones que tomas cada día. Forjar un carácter de autoestima es optar por lo mejor para ti y no conformarte con menos. Es invertir en ti, con la misma confianza que depositas en una empresa de éxito o en un gran deportista. El autosabotaje aparece cuando vives desde la escasez, desde la privación voluntaria de lo bueno por miedo al futuro, sentido del deber y cumplir normas, porque otros no te dan permiso o porque las necesidades de los demás son más importantes que las tuyas. La autoestima, en cambio, es no resignarte con una mala versión de ti mismo. Sé todo lo bueno, feliz y exitoso que puedas ser. Por debajo, de eso es conformarte.

Frase: “Sólo si me siento valioso por ser como soy, puedo aceptarme, puedo ser auténtico, puedo ser verdadero” · Jorge Bucay

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“Autoboicot: Cuando el tóxico eres tú” · Bernardo Stamateas

Muchas veces somos nosotros mismos quienes nos ponemos palos en las ruedas y no nos permitimos avanzar. En ocasiones caemos en trampas mentales que nos llevan a pensar: «no valgo nada», «sin ti no existo», «lo dejo para después», «es lo que me ha tocado vivir», «no me lo merezco »… Aunque parezca contradictorio en los tiempos actuales, ser reflexivo y práctico es posible. Uniendo la confianza y la estima lograrás un efecto ciento por ciento positivo sobre los resultados de tu vida diaria. Para ello, no olvides tener en cuenta que no autoboicotearte es invertir en ti, superarte, darte permiso para triunfar y mostrar tu verdadero yo. Ahora es tu turno. Que nada te impida creer en ti. El éxito te está esperando.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.