AUTOESTIMA PROFESIONAL

La autoestima profesional es la manera en como utilizas tu trabajo para sentirte bien contigo.

El trabajo por sí solo es una actividad emocionalmente neutra. No hay trabajos en los que te sientas mejor y trabajos en los que te sientas peor. De hecho la misma actividad unas personas la disfrutan y otras la sufren. Incluso una actividad con la que te sentías bien hace unos años, puede que hoy te resulte aburrida o incluso desagradable. Lo que para unas personas es estresante, otras lo viven como estimulante.

Son tus pensamientos y creencias respecto a tu trabajo los que harán que te sientas mejor o peor en él. Esto es importante porque muchas personas después de cambiar varias veces de trabajo buscando uno en el que sentirse realizadas o sencillamente bien, descubren que en el nuevo trabajo vuelven a encontrar problemas parecidos o mayores.

Una buena autoestima profesional incluye las siguientes recomendaciones:

  • Conócete y acepta tus límites. Cuanto mejor te conozcas, más identificado tengas tu talento, sepas de lo qué eres capaz y cuáles son tus límites. Más seguridad, confianza y mejor te sentirás con el desempeño de tu profesión.

 

  • Ten una autoestima personal alta. La autoestima profesional, solo es una extensión de tu autoestima personal. Esta incluye además de tu trabajo, la gestión de tus pensamientos, emociones y conductas, la relación con tu salud física y tu autoconcepto, cómo vives las relaciones con otras personas desde tu familia a tus vecinos, el uso que haces del dinero o cómo utilizas tu tiempo. Es así porque la autoestima es el eje en torno al cual se articulan el resto de las áreas de tu vida. Ya habrás comprobado que cuando tú estás mal todo lo demás antes o después se tuerce y si no se tuerce tú al menos no lo disfrutas. Y por el contrario, cuando estás bien, todo fluye de una forma que te hace sonreír y te sorprende.

 

  • Confía en tus posibilidades. Si la aceptación es el punto de arranque en tu momento presente, la confianza te proyecta al futuro. Porque cuando crees en ti y en tus posibilidades, te abres para descubrir y aprovechar oportunidades y soluciones que ni tan siquiera ves cuando tu autoestima es baja. Te sientes mucho más capaz, con más motivación y mayor energía.

 

  • Pon amor en todo lo que haces. Seguro que has comprobado que cuando haces algo con amor el resultado es siempre mucho mejor. Ya sea cambiar los pañales de tu hijo, redactar y presentar un nuevo proyecto o realizar una operación a corazón abierto, hacer las cosas con amor hace que todo sea más sencillo, te predispone de una manera más positiva frente a las dificultades, te cansa y estresa mucho menos, aprendes más con la experiencia y sientes más satisfacción y felicidad con los resultados. El amor tiene un efecto multiplicador. Haz la prueba la próxima vez que te enfrentes a un nuevo reto o a una actividad rutinaria, verás como todo es mucho mejor.

 

  • Elige pensamientos que te ayuden. Permanentemente estás valorando la realidad. Cada valoración es un pensamiento y cada pensamiento activa una emoción. Es imposible sentir miedo con pensamientos de rabia, de la misma manera que es imposible sentirse mal con pensamientos de alegría. Escoge pensamientos que te ayuden a sentirte bien, trata de enfocar las situaciones desde la solución en lugar de verlas desde el problema. Valora todo lo bueno que tiene tu trabajo, las cosas que das por normales pero que antes no tenías o que otros no tienen. Tus emociones son el GPS que te indica si tu conducta o tus pensamientos te ayudan o te están hundiendo.

    Son muchas las horas que pasas en tu trabajo. Entre sufrirlo y disfrutarlo, solo hay una elección inteligente. Y esa elección depende de ti.

Frase: “El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad si es la clave deléxito” · Albert Schweitzer

ESCÚCHALO AQUÍ:

RECOMENDACIÓN:

“Ratatouille

Remy es una simpática rata que sueña con convertirse en un gran chef francés a pesar de la oposición de su familia y del problema evidente que supone ser una rata en una profesión que detesta a los roedores. El destino lleva a Remy a las alcantarillas de París, donde su situación no puede ser mejor, ya que se encuentra justo debajo de un restaurante que se ha hecho famoso gracias a Auguste Gusteau, una estrella de la nouvelle cuisine. A pesar del peligro que representa ser un visitante poco común (y desde luego nada deseado) en los fogones de un exquisito restaurante francés, la pasión de Remy por la cocina pone patas arriba el mundo culinario parisino en una trepidante y emocionante aventura.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.