9 CLAVES PARA UNA SANA RELACIÓN DE PAREJA

Hoy presento mi plan para construir una relación de pareja sana. No hay relaciones fáciles y sin conflictos. Cuanto más intima e intensa sea la relación, mayores y más profundas serán las crisis, porque solo en las relaciones superficiales se evita el conflicto, en las auténticas relaciones uno va hasta el final.

Las crisis son resistencias al cambio, pero también son oportunidades para aprender y crecer. A veces la lección es ganar en humildad, en otras ocasiones puede que ser mejorar la comunicación y en otros casos puede que haya que aprender a decir “se terminó”.

Se trata de 9 recomendaciones que espero te ayuden:

1 Pon amor. El amor es la clave en cualquier relación personal. Solo las parejas de conveniencia se relacionan sin amor. Si quieres que tu pareja funcione olvídate de tener siempre la razón. No es un pulso para ver quién gana. Tu tienes tus razones y la otra parte tiene las suyas. Tendrás que elegir muchas veces entre tener la razón o ser feliz. Amar significa ayudar, admirar, apoyar, valorar, proteger y animar.

2 Comunícate: Habla claro y con sinceridad. Evita las verdades a medias y las mentiras, nada bueno puede salir de una mentira. Atrévete a decir lo que piensas y lo que sientes y hazlo con respeto, comprensión y cariño. Practica la escucha, no te limites a esperar tu turno de réplica en silencio y con abnegación, abre tu mente y tu corazón para tratar de comprender a la persona que amas. Recuerda que cuando la comunicación se empobrece la relación enferma, y cuando no tienes nada que decir es que se ha muerto.

3 Mantén viva la sexualidad. La sexualidad es mucho más que genitalidad: es deseo, miradas, morbo, ternura y también sexo explícito. Mediante el contacto físico y el deseo los cuerpos se comunican, se sienten vivos, se liberan de frustraciones y se cargan de energía. Mantén una frecuencia mínima en tus relaciones sexuales, no esperes a que “simplemente ocurran”, eso quiere decir que normalmente son iniciativa de la otra parte. Alimenta la complicidad y descubre y comparte fantasías.

4 Desarrolla proyectos comunes: Los proyectos comunes construyen el “nosotros”, porque suponen pensar y decidir en pareja. También implican acuerdos, compromisos y resultados comunes, sean buenos o malos, siempre son comunes.

5 Cuida los detalles. Al principio de la relación estabas pendiente de los detalles, pero la rutina los ha dejando en un rincón y ahora son algo irrelevante. Es un error, los detalles son importantes. Tener detalles con tu pareja implica pensar en ella, tenerla en cuenta, observar qué quiere o le gusta y ofrecérselo. Puede tratarse de unas flores, un mensaje a media mañana, preparar la cena o hacer un masaje. Para que no desaparezcan hay que hacerlos con frecuencia y constancia.

6 Reíros juntos. La risa es la distancia más corta entre dos personas. La risa también descarga tensiones y llena de energía. Después de reír con ganas las cosas se ven de otra forma y uno se siente de otra manera. La risa une, desdramatiza los conflictos y las diferencias, crea complicidad y un código común.

7 Comparte valores, prioridades y principios. Aunque hay parejas que funcionan con religiones o ideologías diferentes, lo cierto es que todo es mucho más sencillo cuando tenemos las mismas prioridades, valores parecidos y nos mueven principios semejantes. Identifica cuáles son los de tu pareja, expresa los tuyos y busca puntos en común.

8 Trabaja la aceptación. En tu pareja va a haber aspectos que no te gustan, no cometas el error de tratar de cambiarla. Solo será una fuente de conflictos y frustraciones. Las personas solamente cambiamos si de verdad queremos hacerlo, no porque otros se enfaden. Recuerda que aceptar significa no hacerte daño con lo que no te gusta de tu pareja. La aceptación facilita el respeto. Y si crees que su conducta es inaceptable seguramente sea mejor terminar la relación.

9 Construye confianza mutua. La confianza te permite tener intimidad y ser tú. Sin confianza nos ponemos a la defensiva y todo es superficial y falso. La confianza es algo muy delicado que hay que cuidar toda la vida y que se pierde en un momento por una mentira, una promesa no cumplida o una infidelidad. La mejor manera de alimentar la confianza es haciendo aquello a lo que te comprometes.

Ahora identifica cuáles son los puntos que tienes que trabajar para mejorar tu relación, empieza por dos o tres y acordad juntos cómo hacerlo y cuánto tiempo os dais para hacer los cambios. Te aseguro que vuestra relación mejorará.

«Yo creo en los que se sobrellevan a diario sus imperfecciones, colaboran juntos en sus proyectos y se aman cada día sin prometerse eternidad»

Ignacio Novo Bueno

ESCÚCHALO AQUÍ:

Sin comentarios

Envía un comentario