Cierra los ojos y reflexiona sobre el concepto de abundancia. Es lo contrario al concepto de escasez. Es más una creencia, una forma de entender la realidad y una emoción, que una cuestión acumulativa, material o cuantitativa. Haz una respiración más profunda y mientras aspiras el aire, se consciente de la abundancia que hay a tu alrededor. Siente cómo se llenan tus pulmones y relaciona esa sensación con el concepto de abundancia. En este mismo instante...