Vienen fechas donde la comida se hace protagonista ineludible en todas las celebraciones. La Navidad se asocia a comida y bebida en abundancia, donde todo lo que no sea comer y beber de más parece restar calidad e importancia a estas fiestas. Asumimos con demasiada ligereza que son momentos para realizar excesos que en otros momentos del año no realizaríamos y a pesar del dicho de que una vez al año no hace daño, conviene...