Decía un escritor que la perseverancia es la virtud por la cual todas las otras virtudes dan su fruto. No hay meta importante que se haya conseguido sin perseverar, no sólo perseverando pero imprescindiblemente perseverando. Ha de haber más ingredientes, más virtudes, más capacidades, por supuesto, pero la capacidad que cataliza a las demás es la perseverancia. ¡Cuántas inteligencias, talentos, aptitudes no florecieron por no ser perseverantes! No escasea la capacidad sino la constancia. Muchas...