La autoestima es la relación que tú mantienes contigo. Esa relación es buena cuando el amor es el pegamento que une todas las partes que configuran tu realidad: tus pensamientos, tu conducta, tus otras relaciones con las personas, animales o cosas, tu profesión, la gestión de tu dinero, tu tiempo, tu salud o tu imagen física… En definitiva, todo aquello que consideras forma parte de ti y de la vida que vives. En esos momentos te sientes feliz con tu vida y para ti todo tiene un sentido. Sin embargo, cuando tu autoestima es baja, quiere decir que el miedo se ha convertido en el pegamento de alguna, o todas esas áreas de tu existencia. Y entonces notas que nada termina de encajar, te sientes amenazado y sufres. El amor une y armoniza, consigue que las relaciones fluyan. Gracias al amor aceptas y respetas aunque tu manera de hacer las cosas sea diferente, y confías en las personas, los cambios y el mañana. Por amor cuidas, proteges y mimas todas las partes del puzzle de tu...