No es lo mismo hacer cosas que conseguir resultados. No es lo mismo estudiar un examen que aprobarlo, hablar con tu pareja después de una discusión que resolver el conflicto, tomar la medicación o pasar por el quirófano que sanarse. Es importante tener muy clara la diferencia, porque muchas personas se frustran al no tener resultados. Se sienten mal cuando después de presentarse a varias entrevistas de trabajo no consiguen el puesto, y se preguntan cuál...