A veces es relativamente fácil caer en la inercia y la rutina, en el “todos lo días lo mismo”, el abandono, la distracción y el vacío. Incluso es posible pasar a coquetear con determinadas adicciones para soportar esa sensación de aburrimiento y sustituir por la anestesia o la intensidad del instante lo que verdaderamente significa vivir. Perder la ilusión por lo que antes nos sentíamos motivados, y ver como se apaga la chispa que en...