Decía Lope de Vega que los celos son los hijos bastardos del amor. El celoso dice que ama más, más intensamente, pero no ama mejor. A veces ama mal, tal y como apuntaba Stendhal al acusar al celoso de soportar mejor la enfermedad de su amante que su libertad. El celoso se debate entre el miedo y la codicia a los que confunde con el amor. Miedo a perder al ser deseado, el sufrimiento por creer...