El acto de comer es un acto de amor. De amor a ti y en el caso de cocinar para otras personas, es siempre un acto de entrega a los demás. Hay personas que solo se alimentan. Tal vez ni eso, quizás solo se limitan a ingerir. Y les da lo mismo meterse en la boca lo que sea con tal de aplacar la sensación de hambre en el estómago. Comen cualquier cosa, de cualquier manera,...