El lenguaje del mundo está hecho de señales y sincronías. Para los iniciados, cuando tienes los ojos, la mente y el corazón abiertos eres capaz de verlas y de entenderlas. Porque la realidad continuamente te está hablando. Y lo hace de muchas maneras diferentes. Tus emociones son la primera señal. Cuando te sientes mal, tu cuerpo mediante tus sentimientos, se convierte en mensajero. Algo estás pensando o estás haciendo que no te ayuda. Cuando sientes emociones...