Irene Molina / 21.08.2017

¿Vives o estás vivo? ¿Qué entiendes tú por vivir? A las personas que viven se les nota rápidamente. Lo primero que desprenden es una gran felicidad y serenidad. En realidad, en occidente hay un pequeño porcentaje de personas que tienen una alta autoestima. Entre un 5 y un 10%. ¿Te sorprende? ¿Crees que eres uno de ellos? Sigamos con las características a ver si te reconoces en ellas. Las personas que viven, disfrutan de todo. Lo viven todo, un trayecto en autobús, la limpieza de la cocina, una reunión larga, … Disponen, por entrenamiento, de una capacidad excepcional llamada proactividad emocional, que les permite elegir como quieren sentirse al margen de la experiencia. No es magia, tú también puedes hacerlo. Como digo, se entrena. Quieren vivir y lo van a hacer a toda costa. Sea lo que sea. Eligen vivir. Viven en el momento presente. El aquí y el ahora. No te pierdas en anhelos, remordimientos, culpas, preocupaciones, expectativas, … siente el fresquito del aire acondicionado, huele el perfume único de tu bebé, siente la suavidad de la prenda que llevas...

David del Bosque / 14.08.2017

Tener talento es tener pasión por la acción y los cambios y sentirse cómodo en ellos. Tener un alto nivel de confianza en uno mismo, apostar por sí mismo. Tener ganas de crecer sin estancarse en ningún sitio por muy “seguro” que parezca. Disfrutar de los retos, de la sensación de superarse en cada proyecto. No aceptar dirección mediocre y sí liderazgo que le motive y le provoque. Tener talento es aunar capacidad, compromiso y acción. Hay muchos tipos de talento, no sólo uno. Hay talento para vender, talento para dirigir, talento para actuar o talento para idear. Todos los tipos de talento tienen algo en común: alcanzan resultados superiores al resto. El talento sobresale dentro de un sistema… si el sistema se lo permite. El sistema puede ser una familia, una escuela, una universidad, una empresa, una asociació o un equipo deportivo. El sistema ha de motivar el talento si lo quiere aprovechar, porque si no lo perderá. Y eso es una tragedia. Las personas con talento bien utilizado suelen ser personas con gran inteligencia...

Miguel Ángel Paredes / 07.08.2017

El autoconocimiento es la primera competencia de la Inteligencia Emocional. Y por lo tanto la que abre la puerta al resto de las competencia emocionales. Es decir, sin autoconocimiento es imposible desarrollar cualquiera de las demás competencias. Por lo tanto no tendrás capacidad real de autocontrol, te dejarás llevar por tus impulsos y deseos y la motivación será algo ajeno a ti. En tus relaciones sociales tu empatía será pobre, mezclaras lo que tú sientes con lo que crees que sienten los demás y tus habilidades sociales serán insuficientes y posiblemente inadecuadas. Todos creemos que nadie nos conoce mejor que nosotros mismos. Y solo es una verdad a medias. Hay muchas cosas propias e íntimas que nadie conoce como tú, hay otros muchos aspectos que tú desconoces de ti. Un ejercicio muy interesante para tomar conciencia de los diferentes aspectos del autoconocimiento es trabajar con “La ventana de Johari”. Según este modelo la información sobre uno mismo puede ser de cuatro tipos:   Hay una parte pública. Donde reside todo aquello yo sé de mí y que los...

Juan Canyellas / 31.07.2017

Desde la Piscología entendemos la procrastinación como un sentimiento de ansiedad generado ante la presión inconsciente que sentimos antes de empezar o concluir una tarea. Adquirir el mal hábito de postergar, nos lleva a sustituir quehaceres más significativos por otros irrelevantes; y nos excusamos con argumentos del tipo: “Empezaré luego” , “Mañana es mejor momento”, “Ahora no me va bien”, “Justamente me hace falta esto para poder empezar”. Todo esto nos aleja de poder ir cerrando las tareas importantes. Para poder trabajar la procrastinación primero debemos ser capaces de entender que detrás de esta conducta nos encontramos con el miedo. Miedo al fracaso, a equivocarnos, a la responsabilidad, a la frustración, al miedo de uno mismo, a la propia valía y a la propia incapacidad de poder desarrollar correctamente una tarea. El miedo, junto al hábito de procrastinar, nos induce a multitud de consecuencias que se tejen sutilmente a nivel psicológico y fisiológico: baja autoestima, inseguridad crónica, sentimientos de incapacidad, alta frustración, trastornos del sueño, somatizaciones cutáneas, problemas gástricos o el posible desarrollo de un trastorno...

Irene Molina / 24.07.2017

Dicen que del amor al odio hay un paso. Pues, por ende, hay el mismo camino de vuelta. Tiendes a odiar, a sentirte furioso, a enrabiarte, … ¿qué te lleva a sentir esas emociones? Hay quién diría que la gente que es insoportable, los ciclistas del arcén impidiéndote avanzar con rapidez, la de recepción que es realmente una mujer profundamente estúpida, … Y cuando piensas así ante esas situaciones ¿Qué haces? ¿Pitas poseído? ¿Haces un adelantamiento imprudente? ¿Le pones tu mejor cara de desaprobación? Si descalificas, maldices, criticas, … si piensas con agresividad, generarás rabia, furia, odio, en definitiva, malestar dentro de ti. ¿Sabes que 1 pensamiento negativo, tan solo uno, tarda horas en desaparecer de tu sangre?. Las emociones son sustancias químicas y la rabia es un veneno para ti, para tu organismo. No te hagas mala sangre, literalmente. ¿Que te hace pensar y sentirte así? comportarte de manera agresiva. Golpear, sacudir, poner malas caras, emplear un tono de voz ofensivo, etc. con las consecuencias que eso tiene en tu vida social, laboral, familiar, de pareja, … ¿Qué hago...

David del Bosque / 17.07.2017

En el acoso verbal el agresor empuña el arma de la palabra. El acosador intimida, se burla, amenaza, extorsiona e insulta. Son típicos los apodos, los motes despectivos que surgen de una característica física, de un apellido peculiar o de un suceso en la escuela que la clase aprovecha para “bautizar” al acosado. Puede resultar “divertido” para el acosador y su séquito Las risas provocan entretenimiento y restan gravedad a la agresión. “No le hemos tocado” se defiende el acosador cuando se le reprende por sus actos. De repente un día, y sin venir a cuento, el niño pregunta a su padre si él es tonto. O si son pobres y porque no le compran una bici mejor o un móvil más caro. O le pregunta por el significado de palabras despectivas que son propias del mundo de los adultos. La palabra también es un arma agresiva en el ciberbullying, con mensajes de texto, correos electrónicos y plataformas como Facebook donde se da rienda suelta a rumores, amenazas y comentarios despectivos que todo el mundo...

Miguel Ángel Paredes / 10.07.2017

La autoestima es la relación que tú mantienes contigo. Es exactamente igual que cualquier otro tipo de relación. Cuando te llevas bien con otra persona, tienes ganas de estar con ella, todo parece funcionar, hay momentos divertidos, momentos para el apoyo y la ayuda o momentos para conocerse, aceptarse, confiar y quererse. Cuando te llevas mal con alguien lo primero que sucede es que no te apetece nada estar con esa persona. Eso pasa contigo cuando tu autoestima es baja. No quieres ni verte. Sin embargo la autoestima tiene una peculiaridad que la hace distinta a cualquier otro tipo de relación. No puedes separarte de ti. Por eso cuando tu autoestima es baja, tu vida no termina de gustarte. Hay personas que confunden la autoestima con el narcisismo apabullante, la necesidad de protagonismo, el egoísmo recalcitrante o con el infantilismo de darse caprichos. Nada de eso es autoestima. En realidad todos esos comportamientos son el resultado de tratar de ocultarse a sí mismo la triste realidad. Que uno no se soporta. Y por mucho que se empuje a...

Irene Molina / 26.06.2017

¿Has oído hablar alguna vez del efecto placebo? El efecto placebo es un conjunto de efectos sobre la salud que se producen por la administración de un placebo, que es una sustancia que carece de acción curativa pero que consigue un efecto terapéutico en la persona que se lo toma convencido de que es realmente eficaz. No es magia. Nuestro cuerpo tiene una inteligencia innata que nos permite proporcionarnos toda una serie de componentes químicos con propiedades medicinales naturales (analgésicos, antidepresivos, etc.) y esa farmacia se activa con la mente, con el pensamiento. Experimentos como los realizados en la década de 1950 en los que se realizaba, a uno de los dos grupos de enfermos con problemas cardíacos, una operación real de ligadura de las arterias mamarias que consistía en exponer las arterias dañadas y ligarlas, mientras que a los otros, pacientes del grupo placebo, no se les realizaba ningún procedimiento quirúrgico aunque sí una cirugía falsa (un corte en el pecho y nada más), demostró que el 83 % de los que habían sido sometidos a esa...

David del Bosque / 19.06.2017

El fundamento de la psicología positiva es la búsqueda del bienestar en las personas, que es distinto del objetivo de sentirse siempre bien. En la psicología positiva hay aceptación de emociones negativas, por ejemplo, cuando forman parte de nuestro camino para conseguir un objetivo a largo plazo. La psicología positiva nos enseña que no hay emociones buenas o malas, todas cumplen una función para nuestro bienestar. Las emociones que consideramos perjudiciales para nuestra felicidad, como la tristeza, el miedo o el enfado, nos ayudan a auto-regularnos y a comunicarnos con nosotros mismos y con los demás. La psicología positiva no anhela una felicidad “a granel”, no ansía una felicidad “idiota”, no espera evangelizar a masas incautas e ilusas, no ambiciona “la tiranía de la felicidad”. En cambio, tiene muy en cuenta las circunstancias, contexto, capacidades, experiencias y habilidades de cada persona para que tengan una mejor vida. La psicología positiva se apoya en las fortalezas de cada uno de nosotros para que obtengamos nuestro máximo de bienestar. Las cinco claves de la psicología positiva para lograr un...

Free WordPress Themes, Free Android Games