Irene Molina / 26.06.2017

¿Has oído hablar alguna vez del efecto placebo? El efecto placebo es un conjunto de efectos sobre la salud que se producen por la administración de un placebo, que es una sustancia que carece de acción curativa pero que consigue un efecto terapéutico en la persona que se lo toma convencido de que es realmente eficaz. No es magia. Nuestro cuerpo tiene una inteligencia innata que nos permite proporcionarnos toda una serie de componentes químicos con propiedades medicinales naturales (analgésicos, antidepresivos, etc.) y esa farmacia se activa con la mente, con el pensamiento. Experimentos como los realizados en la década de 1950 en los que se realizaba, a uno de los dos grupos de enfermos con problemas cardíacos, una operación real de ligadura de las arterias mamarias que consistía en exponer las arterias dañadas y ligarlas, mientras que a los otros, pacientes del grupo placebo, no se les realizaba ningún procedimiento quirúrgico aunque sí una cirugía falsa (un corte en el pecho y nada más), demostró que el 83 % de los que habían sido sometidos a esa...

David del Bosque / 19.06.2017

El fundamento de la psicología positiva es la búsqueda del bienestar en las personas, que es distinto del objetivo de sentirse siempre bien. En la psicología positiva hay aceptación de emociones negativas, por ejemplo, cuando forman parte de nuestro camino para conseguir un objetivo a largo plazo. La psicología positiva nos enseña que no hay emociones buenas o malas, todas cumplen una función para nuestro bienestar. Las emociones que consideramos perjudiciales para nuestra felicidad, como la tristeza, el miedo o el enfado, nos ayudan a auto-regularnos y a comunicarnos con nosotros mismos y con los demás. La psicología positiva no anhela una felicidad “a granel”, no ansía una felicidad “idiota”, no espera evangelizar a masas incautas e ilusas, no ambiciona “la tiranía de la felicidad”. En cambio, tiene muy en cuenta las circunstancias, contexto, capacidades, experiencias y habilidades de cada persona para que tengan una mejor vida. La psicología positiva se apoya en las fortalezas de cada uno de nosotros para que obtengamos nuestro máximo de bienestar. Las cinco claves de la psicología positiva para lograr un...

Miguel Ángel Paredes / 12.06.2017

Las relaciones sanas comienzan con la propia felicidad. De ahí la importancia de arrancar con una autoestima fuerte. Porque no podemos ser felices con nadie si antes no somos felices siendo nosotros con nosotros. Tampoco podemos hacer felices a otras personas si ellas no quieren serlo. La felicidad es únicamente una elección y solo cada persona es capaz de poner en marcha la suya propia. Lo más que podemos hacer cuando nos relacionamos con otras personas es facilitar al máximo las cosas sin llegar a perdernos y compartir la propia felicidad. Lo cual ya es mucho. Según Patrick Lencioni, experto en relaciones interpersonales y gestión de equipos, todas las relaciones para que funcionen deben subir una serie de escalones hasta llegar a lo más alto y no hay atajos ni posibilidad de dar saltos. Confianza: La clave para que cualquier tipo de relación tenga posibilidades de funcionar está en crear una base sólida de confianza. Jamás habrá relaciones auténticas, ni llegaremos a crear algo juntos si desconfiamos de la persona o las personas con la que...

Irene Molina / 05.06.2017

Podría parecer sencillo y en realidad lo es, pero ¡hay que ver cuánto nos cuesta hacerlo! Ser amable significa no aprovechar una situación, experiencia, comentario, circunstancia, error … para abrir una lucha contigo mismo o con los demás (¿para qué? Créeme, siempre vas a perder) o dicho en positivo, aprovecharla para darte amor. Eso de no hacer leña del árbol caído… Cuando más dolidos estamos, cuanto mayor ha sido nuestra equivocación o peor nos sentimos es cuando más amables necesitamos ser con nosotros mismos. Abrir el corazón, ser bondadosos y compasivos es clave para no dañar tu autoestima. No te des tanta caña ni te destruyas. No te lo mereces. Sé amable. Ser amable contigo te permitirá serlo con los demás de una manera sincera y natural. Hay quién jamás hablaría a nadie como es capaz de hablase a sí mismo. En ese caso mide con el mismo rasero cuando se trate de ti. Ser amable es quererte bien y eso es crecer en autoestima. Y por otro lado, no olvides nunca la primera ley de la autoestima. Allí donde ponemos la...

David del Bosque / 29.05.2017

No saber perder es montar en cólera cuando pierdes, con reacciones de frustración exageradas. No saber perder es aceptar cualquier medio para el fin de ganar, renunciando a valores como la honestidad, la humildad y la integridad. No saber perder es culpabilizarte demasiado por haber cometido un error y no ser compasivo para perdonarte por tu equivocación y seguir adelante. No saber perder es no arriesgarte por miedo a fracasar, no tomar riesgos por pánico a que las cosas salgan mal. No saber perder es no aceptar que otro pueda ser mejor que tú, estar más preparado que tú o simplemente pueda haber tenido más suerte que tú. No saber perder es sentirte humillado por la derrota, avergonzado y con ganas de desaparecer. No saber perder también es humillar a otros cuando tú ganas y reírte de ellos. Se aprende a perder desde pequeños, con el juego como experiencia para aprender a frustrarse, como primer contacto con la competición y a través de la socialización con otros niños. Jugando, aprendemos a frustrarnos, a desarrollar nuestra disciplina...

Miguel Ángel Paredes / 22.05.2017

El síndrome del impostor se da en personas con una consolidada carrera de éxito que no terminan de relacionar sus logros con sus capacidades y sus talentos. Puede aparecer en la infancia y la adolescencia, explicando sus calificaciones académicas cómo una cuestión de buena suerte. Más tarde, cómo adultos, trasladan la misma forma de pensar, sentir y actuar, a su ejercicio profesional. Y piensan que están sobrevalorados y que algún día alguien descubrirá que no valen gran cosas. Precisamente, lo que más teme la persona que padece este síndrome, es que salga a la luz su imaginada incompetencia. Y en su lucha por evitar esta situación, hacen esfuerzos considerables y tienden a la sobrededicación, lo que les acarrea unos niveles de estrés elevados por la presión a la que ellos mismos se someten, perdidas en la calidad de vida personal y familiar, ansiedad e importantes tendencias a la somatización. No hay que confundir esta situación con la “falsa modestia. Estas personas se sienten verdaderamente incómodas cuando reciben reconocimiento y valoración de otros por los resultados que ellos...

Irene Molina / 15.05.2017

¿Tienes dificultades con tus emociones? ¿Te cuesta respetar los límites? ¿Pierdes el contacto con la realidad? Todos los niños y adolescentes que fuimos siguen viviendo dentro de nosotros. Todas esas experiencias pasadas y formas cambiantes de ser, todas esas vivencias, están dentro de ti. Muchos de tus problemas o dificultades actuales pueden tener origen en ese niño que fuiste y que quizás sigue estando herido. Si con consciencia te observas y eres capaz de abrir tu mente o salir de la soberbia y atender a lo que tus allegados te dicen sobre tu manejo de la frustración, esa emoción que aparece cuando no se cumplen tus deseos o expectativas, si tienes tendencia a buscar la satisfacción inmediata, siendo incapaz de postergar las recompensas, y buscas ser independiente y autónomo, pero sin embargo, necesitas a los adultos existiendo una ambivalencia frente a la dependencia, estás reconociendo los indicadores de que tu niño interior está herido. La codependencia, la agresividad, la desconfianza, la inseguridad y el miedo, la impulsividad, la indisciplina y la falta de límites, todas las adicciones y...

David del Bosque / 08.05.2017

Los videojuegos han venido para quedarse y para ser uno de los líderes de nuestro ocio. El mundo de los videojuegos empezó siendo un entretenimiento creado por unos pocos  y creado para unos pocos para convertirse en un entretenimiento que crean muchos y lo crean para muchos. No podemos negar este mundo, hay que conocerlo. Su capacidad pedagógica, de entretenimiento, influencia, culturización y socialización ya es tremenda. Los videojuegos, como todo lo complejo, tienen sus dos caras: sus riesgos y sus oportunidades. Entre los peligros más importantes está su poder adictivo. Puede causar adicción como todo lo que genera placer: el goce visual y musical de jugar, la adrenalina de competir, la chispa de relacionarse con otra gente, el escapismo de vivir dentro de muchas historias,… El adicto a los videojuegos se aísla socialmente, aparca estudios y trabajo y se obsesiona con el consumo masivo de nuevos juegos. Hay otros peligros como considerar que el contacto con otras personas a través de los videojuegos, por ejemplo a través de la comunicación on line es distinto al contacto...

Miguel Ángel Paredes / 01.05.2017

Existe un punto de no retorno a partir del cual algún aspecto de la realidad cambia para siempre. Puede ocurrir cuando conoces a alguien y a partir la sonrisa veintisiete por poner algún número, algo cambia para ti de manera definitiva. Y empiezas a mirar a esa persona de otra forma y la escuchas con otra atención. Y te descubres con pensamientos nuevos, haciendo cambios en tu escala de prioridades y en tu agenda. Y al menos para ti, esa relación ya es diferente. Han sido necesarias las veintiséis sonrisas anteriores para que con esa llegues al punto de no retorno, al que hace que a partir de ese instante todo sea de otra manera. Puede ocurrir también que desde el catorce comentario intencionado de tu jefe empiezas a plantearte un cambio de trabajo. Sin los trece anteriores no lo habrías pensado. Y a partir de ese momento tu motivación comienza a ser otra y un día te descubres mirando ofertas de trabajo y enviando el curriculum. La mirada catorce es el punto de no retorno donde...

Irene Molina / 24.04.2017

¿Prácticas algún deporte? ¿Te planteas hacerlo pero no acabas de comprometerte? ¿No sabes muy bien como retomarlo? El deporte, sea el que sea, jugar a pádel, pedalear, nadar, el yoga o escalar montañas, es una fuente de autoestima. No solamente porque cuides de tu salud o de tu imagen o cambie tu estado de ánimo por eso de la liberación de endorfinas que sí, sino porque el deporte es un reto constante. Volver al gimnasio tras años de abandono y tener que ponerte unas mallas en público, para muchas personas ya es un paso enorme. Afrontar el miedo, la vergüenza y la incertidumbre al salir a lo desconocido, son algunas de las barreras con las que se encuentran las personas que tratan de comenzar una actividad deportiva. Ante esas resistencias la clave está en la insistencia y, en esa insistencia, el crecimiento. Pasa la vergüenza siendo amable contigo mismo, afronta el miedo con valentía y no vuelvas corriendo a tu cueva, exponte y persiste porque pronto, antes de lo que tú te crees, esas mayas y esa sala...

Free WordPress Themes, Free Android Games